Tortura y fabricación de culpables en Baja California, el caso de Adrián Vazquez Lagunes

29 de mayo del 2017

Con voz propia, Mexico Violento

Adrián Vázquez Lagunes, al momento de salir libre en 2015. Foto: Amnistía Internacional

Raúl Ramírez Baena*

“…al querer dar vuelta por Terrazas del Valle nos paró la Policía Estatal, nos revisaron, a mi compañero lo subieron a un carro y a mí me golpearon, no nos encontraron nada, y de ahí nos subieron a un sentra gris, me pusieron una bolsa negra en la cabeza y nos tuvieron como media hora; nos llevaron a la colonia Chilpancingo y allá nos siguieron poniendo la bolsa en la cabeza y nos cambiaron de carro, luego nos llevaron a la PEP, y estando ahí dentro me torturaron, me ponían la bolsa negra, golpes en el estómago, se me subían al estómago, me tuvieron así como 3 horas, de ahí me sacaron para llevarnos a mi casa exigiéndome armas y droga pero yo no tenía nada (…).

“… me ingresaron a un cuarto obscuro, volviéndome a poner la bolsa, pero antes me pusieron type (sic) en las muñecas, en los tobillos y con ese mismo type (sic) me vendaron los ojos, asfixiándome aproximadamente unas 15 veces, posteriormente un Agente se me subió al estómago, mientras otra persona me puso una toalla con agua en la cabeza (…) me tomaron fotos con un arma y droga, me trasladaron a PGR, y ahí fue donde empecé a sentir mucho dolor…”

El 26 de septiembre de 2012, 15 horas después de su detención arbitraria y tortura por la PEP, Adrián Vázquez Lagunes fue examinado por el perito médico de la PGR en Tijuana, quien certificó las lesiones graves que presentaba a consecuencia de la tortura sufrida.

Proveniente de la PGR, Adrián ingresó al Hospital General de Playas de Rosarito, Baja California (por tratarse del “Macho Prieto”, mote que injustamente le endilgaron los agentes de la PEP, ningún hospital de Tijuana lo quiso recibir), siendo operado de urgencia, extirpándole una parte del baso, reparándole la vejiga y 7 costillas rotas (una de ellas le perforó un pulmón); con hinchazón en la nuca, escoriaciones e hinchazón del ojo derecho y en todo el cuerpo, y quemaduras con colillas de cigarro en los brazos. Presentaba lesiones graves que ponían en peligro su vida.

Tras su detención, tortura y presentación pública, Adrián fue noticia en todos los medios regionales, que reprodujeron el boletín de la SSPE, acusándolo falsamente de ser el “Macho Prieto”, líder del cártel de Sinaloa en Tijuana, violando sus derechos a la presunción de inocencia, al debido proceso y a la integridad personal, estigmatizándolo como peligroso criminal, lo que hasta hoy afecta su honor, su buen nombre y su dignidad.

Gonzalo Inzunza, el verdadero “Macho Prieto”, murió a manos de la Marina en Puerto Peñasco, Sonora, el 18 de diciembre de 2013 (Adrián Vázquez es originario de Veracruz y se dedica a manejar una Calafia, transporte colectivo para las colonias populares del oriente de Tijuana).

A pesar de lo anterior, el 23 de abril de 2015, en entrevista de prensa, el secretario de Seguridad Pública estatal, Daniel de la Rosa Anaya, seguía sosteniendo que Adrián Vázquez Lagunes era el “Macho Prieto".

El el año 2015, la Procuraduría de Derechos Humanos de Baja California emitió la Recomendación 15/2015 a la SSPE, la cual fue aceptada, excepto el punto de la reparación del daño causado a Adrián por los agentes de la PEP.

Hace año y medio Adrián salió del penal de El Hongo, absuelto por el Poder Judicial federal, con secuelas físicas de por vida. Su reinserción familiar, social y laboral ha sido extremadamente difícil. Gracias al decidido y valioso apoyo de su esposa Judith, Adrián ha logrado sobrevivir tras la adversidad. A pesar de su delicado estado de salud, sigue conduciendo una Calafia, que debe.

Los agentes de la PEP perpetradores han sido consignados al Poder Judicial (primera consignación por tortura en toda la historia de Baja Caifornia, que logró su abogada), sin embargo, siguen en libertad en virtud de haber obtenido un amparo.

Adrián y su familia se encuentran hoy en situación económica precaria y sin la atención médica y psicosocial requerida. De manera extraordinaria y provisional, desde hace 15 días, han solicitado un apoyo económico urgente al Gobierno del Estado de Baja California para paliar su delicada situación económica, sin recibir respuesta alguna al momento de escribir estas líneas.

La condición de víctima y el derecho a la Reparación Integral del daño

En los términos de la Ley General de Víctimas (LGV), en virtud de haber sido beneficiado por una Recomendación de la PDH que incluye la reparación del daño, Adrián Vázquez Lagunes está reconocido oficialmente como víctima de violación a los derechos humanos, por actos de tortura perpetrados por agentes de la PEP en Tijuana, por lo tanto, beneficiario de la REPARACIÓN INTEGRAL del daño a que obliga la LGV a las autoridades correspondientes.

La LGV dispone en su Artículo 3º. Transitorio que, en tanto las entidades federativas se encuentren en la integración de sus Comisiones de víctimas (en Baja California no hay Ley Estatal de Víctimas ni Comisión Estatal), las obligaciones previstas en la Ley serán asumidas por la Secretaría de Gobierno de cada entidad.

Hasta hoy, la Secretaría General de Gobierno del estado no ha reparado el daño a Adrián ni le ha hecho propuesta alguna para resarcir económicamente y de manera provisional el grave daño que le provocaron agentes de la SSPE, lo que sin duda constituye una revictimización, abonando a su condición de alta vulnerabilidad.

*Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste

, , , , , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply