Serie El Chapo, véase antes de votar

 

Ramsés Ancira

Diario de un reportero

Carlos Almada en lugar de Carlos Ahumada, los hermanos Bernal Leyda en vez de los Beltrán Leyva, y todos los presidentes a partir de Carlos Salinas, con nombres apenas alterados para evitar demandas legales,  son personajes de la serie “El Chapo”, de Netflix,  que dramatiza a partir de 1988  algunas de las noticias más relevantes de la llamada Guerra contra el Narco. 

La serie de televisión en línea plantea como un personaje, Conrado Higuera Sol, integrante de un partido tricolor,  va convirtiéndose en el enlace de sucesivos gobiernos de distintos partidos con los cárteles de la droga. Como éstos empiezan a masacrar a población inocente, en una forma de terrorismo, a fin de que el gobierno deje de perseguirlos y cómo, lo que ha sucedido en toda guerra de cualquier condición, se desata una leva para aumentar el ejército criminal, torturando y asesinando a quien no quiera incorporarse. 

El Chapo es un gran reportaje periodístico dramatizado, aunque como dijo algún periodista, la realidad es aún peor de la que aquí se representa. 

Si se dice de la política es la guerra por otros medios, no debería ser la narcopolítica la que se emplee como medio para dirimir las diferencias entre candidatos de distintos siglas. Mejor sería que antes y dada la gravedad de los hechos que colocan a México en el cuadrante del 25 por ciento de los países más peligrosos y con más asesinatos del planeta, junto con otros como Honduras, Salvador y Guatemala, también a consecuencia de la influencia de los cárteles mexicanos, desde la sociedad exijamos debates serios y transparentes que busquen formas innovadoras de combatir la violencia. 

Demasiada candidata 

Las propuestas que plantea la candidata de MORENA, Claudia Sheinbaum,  en el documento Innovación y Esperanza para la Ciudad de México no se parecen nada a la forma tradicional de campañas  negras, con descalificaciones que polarizan y denigran a  la política. 

Tan  sólo en uno  de los temas, plantea cómo la mayoría de la población capitalina gasta más de tres horas de vida para transportarse en la Ciudad de México en  microbuses y autobuses  concesionados. Para ello tiene que pagar en pasajes  hasta el 25 por ciento de sus ingresos. 

Antes de que esta idea apenas alcance a difundirse, una mujer fue asesinada de un balazo en el camión de una ruta concesionada que circulaba  por Azcapotzalco, cerca del metro El Rosario, no por oponerse a un asalto, sino porque a juicio de uno de los asaltantes tardó mucho en entregarle sus pertenencias. 

El mismo día, cuatro de enero, con la misma saña empleada por los asaltantes de camiones, un grupo de reventadores identificados con el PRD acudió a dos eventos de campaña de Claudia Sheinbaum, uno de ellos,  según reconoció la delegación Coyoacán, estuvo en su nómina hasta 2017. 

Pese al compromiso de Miguel Ángel Mancera de que no será tapadera de nadie, por lo pronto cuatro personas resultaron heridas y una más asesinada en dos actos de campaña de Sheinbaum. 

Aunque las autoridades de Salud aseguran que Martha Patricia Reyes no recibió golpes de las sillas y objetos que arrojaron los golpeadores perredistas, el hecho real es que se desplomó al piso mientras se provocaba la trifulca.  

Históricamente la violencia ha sido la mejor manera que encontró la ignorancia para combatir la inteligencia. Sheinbaum, hija de padres de origen judío que participaron en el Movimiento Estudiantil del 68, ha recibido premios por la UNAM en innovación tecnológica, es integrante del Grupo Científico de Cambio Climático que obtuvo el Premio Nobel de la Paz. Como secretaria ambiental en el sexenio de López Obrador creó ciclopistas, el Metrobús y el segundo piso, entonces gratuito, del Periférico. 

Sera muy difícil para cualquier otro partido encontrar candidaturas tan sólidas en cuanto a trabajo ya  realizado por la Ciudad de México y proyectos a futuro.  

Las propuestas de la candidata incluyen la creación de 200 espacios de educación artística, concentrados en las colonias de mayor marginación; 100 plazas públicas con actividad cultural permanente; hacer pública la información sobre la calidad del agua, en particular en Iztapalapa y Tláhuac; un gobierno abierto que publique  mensualmente los contratos de obra pública y las adquisiciones del gobierno; erradicar la corrupción en los reclusorios y la penitenciaría y evitar el clientelismo partidista en la asignación de viviendas de interés social, entre otros rubros.  

Ramses Ancira
Periodista desde 1980. Premio Nacional de Bellas Artes Carlos Montemayor en la categoría de Testimonio. Guionista y director del proyecto documental multimedia ¡Halconazo! basado en la obra fotográfica del fotoreportero Armando Salgado. Si deseas apoyar en la realización visita este enlace https://fondeadora.mx/projects/documental-halconazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *