Partido Acción Nacional: Tiempo de definiciones

27 de mayo del 2012

Elecciones México

Por Rodolfo Soriano Núñez*

Esta semana estuvo marcada por varios temas que apuntan a definir ya la manera en que se resolverá la elección de 2012.

En primer término, estamos a punto de que venza el plazo para que los candidatos sean sustituidos por sus partidos o para que declinen a favor de otro aspirante.

El artículo 227 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales establece que los candidatos sólo podrán renunciar voluntariamente a esa condición hasta antes de que se cumplan 30 días naturales previos a la elección, por lo que cualquier ajuste que se quiera hacer tendrá que ocurrir en esta última semana de mayo y primera de junio.

¿Qué quiere decir esto? Primero, que quienes han alentado desde hace varias semanas los rumores sobre la “inminente” renuncia de Josefina Vázquez Mota para que sea sustituida por otro candidato, tendrán que buscar otro tema de qué hablar. No creo que haya condiciones para que ocurriera un relevo “desde arriba”, es decir, para que el Comité Ejecutivo Nacional del PAN y/o la presidencia de la República pudieran obligarla a renunciar.

En lo personal me parecía que no había condiciones, desde que se nominó a Vázquez Mota, para que fuera sustituida, sin importar qué tantos problemas haya tenido ella. Creo que quienes la han criticado, pierden de vista que, de los posibles candidatos del PAN, era quien tenía menos negativos, menos cola que le pisen.

Candidata del PAN, Josefina Vázquez Mota Foto: archivo Notimex

Los problemas que ha tenido Vázquez Mota hubieran sido peores con Ernesto Cordero, el hombre de los seis mil pesos, y hubieran sido mayores si los panistas hubieran hecho su candidato a Santiago Creel, secretario de Gobernación de Vicente Fox cuando se gestó y estalló el conflicto en Atenco, Estado de México.

Es más difícil saber qué pasará con Gabriel Quadri, candidato de Nueva Alianza. Es un hecho que él ya logró el objetivo que se trazaron los dirigentes del PANAL, que era mantener el registro electoral. El problema ahora es si sostienen a Quadri para mantener la presión sobre Josefina Vázquez Mota, que es quien ha perdido votos ante Quadri, o si lo bajan de la contienda y negocian con Enrique Peña Nieto alguna figura que compense al PANAL, a Elba Esther Gordillo y al propio Quadri.

No sería la primera vez que el PANAL hiciera algo así. Basta recordar que hace seis años Roberto Campa Cifrián hizo algo parecido con Acción Nacional y, como resultado de ese acuerdo, la señora Gordillo (aquí para la admisión que hizo Calderón de estos acuerdos) logró que Fernando González, su yerno fuera nombrado subsecretario de Educación Básica, que Miguel Ángel Yunes Linares fuera nombrado director del ISSSTE y el propio Campa se incorporara a los órganos de la seguridad nacional del gobierno de Felipe Calderón.

Si Quadri lo va a hacer, tendrá que hacerlo en los próximos días u horas; de otro modo, tendrá que quedarse hasta el final de la elección como candidato.

Otra definición importante esta semana fue la que hizo el expresidente nacional del Partido Acción Nacional, Manuel Espino, al anunciar su apoyo a la candidatura de Enrique Peña Nieto. Creo que esta decisión es importante no sólo por lo que Espino dijo acerca de contar con 900 mil votos. Estas cifras siempre se exageran en épocas electorales y mucho más cuando se trata de una ruptura tan cargada de emociones como la de Espino con la dirigencia nacional del PAN .

El principal problema es que la decisión que Espino tomó respecto de la candidatura de Josefina Vázquez Mota, la tendrán que tomar muchos panistas desilusionados por el mal desempeño de la exsecretaria de Educación Pública como candidata de su partido. No importa cuánto insulten los panistas a Espino. Lo que es un hecho es que más o menos en un mes, todos los panistas tendrán que enfrentarse al dilema que Espino resolvió esta semana:

  • ¿Votarán por su candidata a pesar de los malos números de Josefina Vázquez Mota en las encuestas?
  • ¿Votarán por Andrés Manuel López Obrador, el mismo a quienes los panistas declararon hace seis años “peligro para México” para atajarle, de esa manera, el camino a Peña Nieto y el PRI?
  • ¿Votarán los panistas por Enrique Peña Nieto para atajarle el camino a quienes los panistas declararon hace seis años, “peligro para México”?

No es una decisión fácil para los panistas. Será más difícil si la contienda se cierra entre los candidatos del PRI y el PRD en el mes que falta y entonces el voto estratégico, el llamado voto útil de los electores del PAN será más importante. Creo además que a Espino lo podrán acusar de muchas cosas, pero no de ser incongruente.

En lo que hace a Peña Nieto, las definiciones ocurrieron en la forma del decálogo que publicó a principios de esta semana () y en el discurso que pronunció en el marco del Consejo Nacional de su partido, celebrado el viernes 25 de mayo.

Ambos documentos son valiosos. La duda que me asalta es si el PRI tiene el tipo de militantes y dirigentes que se necesitan para impulsar reformas tan ambiciosas como las que esboza Peña Nieto en su decálogo, especialmente si se entiende que esas reformas sólo tendrán sentido si están precedidas o acompañadas por una muy profunda reforma fiscal.

Tengo mis dudas, en este sentido, acerca de la capacidad y disposición que tendría—por ejemplo—Manlio Fabio Beltrones para impulsar desde la Cámara de Diputados ese tipo de reformas o si se empeñará en ser candidato presidencial para el 2018 y tratará de aprovechar ese la publicidad que le otorgue el ser coordinador de los Diputados del PRI de la misma manera en que se aprovechó de su condición de coordinador de los Senadores de su partido para obstaculizar el trabajo de Peña Nieto y, en casos como el de la elección de Guerrero, para sabotear a su partido.

Otra definición muy importante de cara al final de la campaña fueron los acuerdos para el segundo debate de los candidatos a la presidencia de la República, que se realizará el domingo 10 de junio. Afortunadamente, el debate tendrá un formato más flexible, con menos obstáculos para la producción, sin distracciones y sin estas dinámicas que vimos en el primer debate que parecían tomadas de la televisión de la antigua Unión Soviética.

Habrá que ver cómo aborda cada candidato esta aduana. Creo que tanto López Obrador como Vázquez Mota deben ser más directos en decirnos qué harían en el gobierno.

Don Andrés Manuel no debe perder tiempo en lecciones sobre los gobiernos de Antonio López de Santa Anna o de Porfirio Díaz o sobre las virtudes de Benito Juárez.

Esos son referentes que podrían ser útiles en otros contextos, pero en un debate en el que tendrán muy poco tiempo los cuatro candidatos, me parece que no tiene sentido insistir en esos temas.

En lo que hace a la señora Vázquez Mota me parece que ha caído en la misma trampa en la que cayó Luis Felipe Bravo Mena en la elección del Estado de México en 2011.

Lejos de hablar de lo que han hecho desde la presidencia de la República y construir a partir de eso, el PAN se encuentra atrapado en la lógica de la denuncia de lo corrupto que, a decir de ellos es el PRI. La sociedad mexicana tiene claro qué se puede esperar del PRI, insistir en repetirnos lo malo que es el PRI sin hablar de lo que el PAN podría hacer para enmendar sus propios errores, que han sido muchos en doce años de gobierno es una monumental pérdida de tiempo.

Esa estrategia fracasó en el Estado de México, ha fracasado hasta ahora en lo que llevamos de campaña y no sería difícil terminara por hundir a Vázquez Mota. Los mexicanos sabemos lo que es el PRI y quienes han decidido votar por ese partido, lo hacen a sabiendas de sus vicios.

Algo que es importante considerar también es que esta estrategia está llevando a los panistas a actuar cada vez más desesperadamente. Los mejores ejemplos de ello se pueden encontrar en el intento de la hermana de Felipe Calderón, la excandidata a gobernadora de Michoacán, Luisa María Calderón, de apropiarse del movimiento Yo soy 132, al presentarse en su cuenta de Twitter como “Yo soy la 133”.

Otro hecho más grave es la manera en que Andrés Longoria, dirigente del PAN en Querétaro, se aprovechó de la cobertura que le dieron las manifestaciones anti-Enrique Peña Nieto en ese estado. A mí me parece que cualquier persona puede manifestarse contra lo que quiera. Lo que me parece un tanto cobarde y muy peligroso es que los dirigentes del PAN insistan en “colonizar”, en hacer suyo este movimiento contra el candidato del PRI, luego de que han ejercido doce años el poder presidencial.

Creo que muchos panistas insisten en actuar como si no hubieran gobernado. Esto sólo demuestra que le falta inteligencia a la campaña de Josefina Vázquez Mota y, sobre todo demuestra una disposición muy peligrosa a recurrir a actos de violencia. Esto es algo en lo que el PAN debería reflexionar seriamente.

* El autor es PhD en Sociología por la Universidad de Fordham, Nueva York

, ,

No comments yet.

Leave a Reply