Omar Fayad y su acostumbrada demagogia sobre el gasolinazo

Omar Fayad, gobernador del estado de Hidalgo. Foto: red

Emmanuel Ameth

Sin duda, la memoria no es una de las virtudes más destacadas con las que cuenta Omar Fayad Meneses, gobernador del estado de Hidalgo. Y es que pareciera que el político olvida que durante su gestión como senador de la república mexicana, éste no sólo fue uno de los actores que consumaron la aprobación de la Reforma Energética en la Cámara Alta, sino que incluso, defendió  dicha postura –dictada por su partido- por sobre los intereses del pueblo, negándose a consultar a sus supuestos representados y tachando de inviable cualquier ejercicio  de plebiscito al respecto.

Sí, Fayad es uno de los responsables directos sobre las afectaciones producidas por el “gasolinazo” y encima ha presentado una serie de medidas que en su mayoría están plagadas de actos demagógicos que parecieran haber sido planteadas al vapor en lugar de obedecer a un razonamiento concienzudo al respecto. O bien la sapiencia no es otra de sus virtudes o bien su desvergüenza raya en el cinismo.

No es ocioso hacer un paréntesis con la intención de precisar que para dar a conocer las mismas en redes sociales, impulsó el hashtag #AccionesPorHidalgo, mismo que alcanzó a ser trending topic en Twitter derivado del impulso recibido en la plataforma, principalmente por el uso de bots (uno por cada cuatro seguidores totales que nutren la cuenta oficial de Omar Fayad, obedecen a cuentas falsas y bots, figurando entre los gobernadores que ocasionalmente recurren a dicha práctica).

Acciones inmediatas

 Si bien el número de acciones anunciadas es considerable, lo cierto es que, para su desglose podemos agruparlas en tres sectores: aquellas de impacto relativo, las inútiles pero políticamente correctas, y aquellas que nada pueden hacer para mitigar los efectos del gasolinazo y que de hecho, forman parte de la responsabilidad que tiene como administrador, independientemente de que el creciente descontento social los obligue a cumplir de mejor forma sus responsabilidades.

 Respecto de las acciones inmediatas de impacto relativo, encontramos las acciones que precisan la no autorización del incremento tarifario en el transporte público y los descuentos en derechos para los operadores del transporte (donde la segunda es una estrategia para poder cumplir con el primer punto y donde incluimos también las acciones de supuestos esquemas de financiamiento para la renovación de unidades, pues se trata de meros complementos que incentivan el cumplimiento del primer objetivo).

 Si bien es cierto que aún y con el incremento de la gasolina sería una buena decisión mantener las tarifas como se tenían en 2016, lo cierto es que los transportistas hicieron caso omiso a la disposición y han incrementado sus tarifas en el servicio de taxi, en tanto que muchas de las rutas que actualmente brindan su servicio, hicieron su incremento antes del anuncio oficial por parte de Fayad, por lo que o bien no existe el beneficio anunciado o bien, es tan delimitado el número de unidades que acataron el mandato, que su utilidad puede considerarse como nula en el ámbito de la realidad, o siendo generosos, se trataría de un provecho relativo, pues tan sólo gozarían de esta disposición un número muy reducido de habitantes.

Respecto de los descuentos en pagos de derechos para los transportistas, parece una medida muy corta –si no se encuentra acompañada de estrategias complementarias- para inhibir los incrementos en tarifas.

 En lo que concierne a las acciones inmediatas inútiles, podemos enumerar los recortes a los gastos de telefonía para los funcionarios, así como la reducción de vales de gasolinas a ciertos trabajadores y la renuncia al pago de viáticos al gobernador en giras al extranjero que no reditúen en inversiones.

 Sobre este tema hay que decir que anunciar un ahorro en ciertas áreas no necesariamente es sinónimo de una buena administración, sobre todo si hay opacidad respecto del destino que tendrá dicho recurso una vez ahorrado –si no se destina a infraestructura o es un recurso que irá a parar a otra área de gasto corriente o bien, podría ser utilizado para perpetuar el clientelismo electoral bajo los esquemas actuales en los cuales operan los programas sociales-.

 Así, las referidas podrían ser interpretadas, en el mejor de los casos, como acciones políticamente correctas pero que en nada sirven para reducir las afectaciones del gasolinazo.

 Sobre las acciones inmediatas que nada pueden hacer para mitigar los efectos del gasolinazoencontramos el abastecimiento de medicamentos garantizados en hospitales, la colaboración con la Profeco, el pago puntual a beneficiarios de programas sociales así como a los proveedores del gobierno estatal, la facilidad de crédito para emprendedores y microempresarios (en los programas estatales) y la gestión para la afiliación de los operadores al seguro popular.

 Todas las citadas anteriormente cuentan con una obligación de cumplimiento en tiempo y forma independientemente del hartazgo social que les ha obligado a tomar medidas emergentes para tratar de tener una reconciliación con la población.

 Mención aparte merece el fortalecimiento del programa de tarjeta preferente para los adultos mayores y las personas con discapacidad, toda vez que, tomando como referencia sus datos (101 mil viajes mensuales totales respecto de los más de 51 millones de viajes totales que se dan en el periodo referido), resulta que solamente uno por cada 500 usuarios totales obtendría dicho beneficio, una proporción insignificante que apenas atiende a un 5% de las personas que necesitarían de dicho apoyo.

 Los descuentos en inscripciones para ciertas instituciones y en regiones delimitadas es una acción paupérrima en tanto que aquella acción que destaca la generación de empleos directos, nada tiene que ver con la responsabilidad del mandatario y es jocoso que se anuncie tal cual.

Acciones estratégicas en materia energética

La creación de la Agencia Estatal de Energía es una ocurrencia que derivará en mayor gasto corriente por parte del ejecutivo toda vez que aunque no presente resultados, ya se cuenta con una Comisión Estatal de Fomento y Ahorro a la Energía.

 El impulso al establecimiento de centros de almacenamiento de combustible obedece a una política federal –que como senador debió proponer en la Reforma Energética- en tanto que el impulsar el establecimiento de gasolineras de todas las marcas no hará sino agravar la condición de Pemex (quien por cierto sigue siendo el principal proveedor de recursos de la federación). Las tomas de gas natural de los gasoductos para la cogeneración de proyectos de energía eléctrica está también fuera de la competencia –o incompetencia, según se aprecie- del mandatario.

Respecto de alentar el uso de energías renovables más ecológicas seguramente entrará dentro de una lista de buenos deseos pero en la que al igual que las acciones anteriores, carece de estructura y planeación para su implementación (que no extrañe la inexistencia de un plan estructurado para el cumplimento de las ‘acciones estratégicas en materia energética).

 Además de lo descrito anteriormente, cabe hacer mención de las 1,400 oportunidades de empleo en Canadá, las cuales son ajenas al gobierno estatal y de las que su implementación lleva años haciéndose.

 Omar y sus prácticas Olveristas

Pese a que el mandatario tristemente célebre en el país tras su propuesta de la conocida “Ley Fayad” ha tratado de hacernos creer que ha marcado su distancia sobre su antecesor, Francisco Olvera Ruíz, cada vez se le parece más en lo gris de su actuar.

 Porque no sólo promueve sus mensajes a través de bots en redes sociales como ya se mencionó (recuérdese que Olvera fue nombrado ‘El gobernador más falso de México’ en la revista Forbes) sino que sigue beneficiando a las empresas consentidas por Olvera durante su muy triste administración.

De acuerdo con la Secretaría de la Función Pública, del 5 de septiembre al 31 de diciembre de 2016, Fayad benefició a tan sólo 15 empresas con contratos de 8 dígitos dentro de su administración.

Si bien a diferencia de Olvera, Fayad no apapachó a Grupo del Blanco, relacionada con Osorio Chong; Grupo Constructor Agua Blanca, en cuyas propuestas nunca se presentaban los competidores y falseaban las firmas de asistencia; Cotramón, que con todo y contratos multimillonarios retrasa la entrega de obras; a Construmega, ligada con la Sosa Nostra; Itrio Arquitectos, ligada a Murillo Karam; y a Agicresa, ligada a Ricardo Crespo; sigue dando preferencia a TKM Interlogistic del Centro y a Construcciones y Excavaciones Ensástiga.

 

Guadalupe Lizárraga
Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *