«Nuestra lucha no era a puerta cerrada»: Nestora Salgado

Por Guadalupe Lizárraga

LOS ÁNGELES, California.- Para Nestora Salgado García, líder comunitaria de Olinalá, el gobierno de Guerrero ha quedado en evidencia por los abusos de derechos humanos contra ella. “Nuestra lucha no era a puerta cerrada. De hecho tuve entrevistas con jueces y fiscales de la región. Incluso con el gobernador, ministerios públicos y jefes de gobierno para ponernos de acuerdo cómo iba a trabajar la Policía comunitaria”, dijo en entrevista para Los Ángeles Press desde el interior del penal federal El Rincón, Tepic, Nayarit, donde se encuentra recluida desde el 21 de agosto de 2013.

“Lo que le correspondía al Ministerio Público era realizar las investigaciones correspondientes y no las hizo. Ellos saben que yo no soy culpable de nada”, atajó la líder reconocida con el Premio Nacional de Derechos Humanos 2014 otorgado por la Fundación Don Sergio Méndez Arceo, al destacar por la defensa de los derechos de las comunidades indígenas en la Montaña Guerrero. Desde su reclusión, Salgado agradeció el reconocimiento a la gente que ha creído en ella y dio ánimos a los mexicanos para que sigan la defensa de sus pueblos ante los abusos de los gobiernos.

Nestora Salgado presenta evidencia y argumentos de los delitos del síndico Armando Patrón Jiménez ante funcionarios federales y estatales. Foto: PC-Olinalá
Nestora Salgado presenta evidencia y argumentos de los delitos del síndico Armando Patrón Jiménez ante funcionarios federales y estatales. Foto: PC-Olinalá

Salgado García explicó que, tanto ella como los demás indígenas presos, no fueron acusados como civiles o actores individuales, sino como policías comunitarios, en el ejercicio de su deber acordado con las autoridades del Estado. Al día siguiente de haber sido detenida por las fuerzas armadas sin orden judicial, le declararon auto de formal prisión, y el primer delito imputado fue por secuestro al síndico Armando Patrón Jiménez. El funcionario, quien había sido detenido por la Policía comunitaria por robo de reses y estar involucrado en un doble asesinato, nunca puso una demanda contra Salgado y desistió en ser “la parte acusadora”. Las autoridades, sin embargo, no investigaron a Patrón Jiménez, pese a que Salgado, en su calidad de coordinadora regional de autoridades comunitarias, presentó evidencias en su contra a altos funcionarios de gobierno federal y estatal, así como del ministerio público.

“Yo sólo estoy luchando porque no nos estén matando”, dijo Nestora Salgado. “No estamos actuando mal, al contrario, estamos haciendo lo que ellos (las autoridades) no quieren hacer, y nos han desaparecido gente, nos han matado gente. ¿Cómo es posible que nosotros inocentes estemos presos y a los criminales los dejen libres?”, cuestiona en la llamada telefónica desde la cárcel.

nestoralibre
Manta elaborada por activistas de Nueva York por la liberación de Nestora. Foto: Francisco Ramírez

Después de no haber no procedido el delito de secuestro en contra de la supuesta víctima Armando Patrón Jiménez, Nestora Salgado fue acusada por el delito de “secuestro agravado” contra varios jóvenes, entre éstos dos menores de edad. La denuncia con falsos testimonios fue incorporada en un expediente fabricado por la Procuraduría del Estado, a cargo de Iñaki Blanco. No obstante, los cargos fueron desechados por un juez federal, el 29 de marzo, al considerar que Nestora Salgado actuaba legalmente en su calidad de coordinadora de la Policía comunitaria, un derecho reconocido por la Constitución mexicana y por la Organización Internacional del Trabajo en el Convenio 169 en el apartado sobre derechos de los Pueblos Indígenas.

Salgado también se refirió a la Ley 701, del Estado, y enfatizó que es un la ley reconocida y que el gobierno no puede ignorarla porque se le señalan sus abusos con la comunidad. «Con cada denuncia que hacemos les tocamos intereses muy claros», dijo.

Actualmente, Nestora Salgado sigue presa en espera de la resolución del Poder Judicial del Estado de Guerrero, mientras sigue creciendo el prestigio de su lucha por la dignidad de las comunidades indígenas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *