“No queremos morir ni de hambre ni de aburrimiento”: Galeano

Por Rafael González Escalona

www.cubadebate.cu

LA HABANA, Cuba.- “Ni el Norte es malo ni el Sur es bueno, los dos tienen contradicciones y si no entendemos o tratamos de comprender esas contradicciones no las podremos superar”, son las palabras del prestigiado escritor uruguayo en la inauguración del Premio Casa de las Américas 2012.

Galeano insistió en que era imprescindible unirse en el mundo para poder defenderse, aún cuando sean procesos muy complejos, dijo,“porque el motor de la vida es la contradicción” y “no hay que tenerle miedo”.

El escritor puso de ejemplo de estas referencias en la vida política internacional y pidió a la audiencia un esfuerzo de tolerancia y comprensión. “Las contradicciones existen, por eso es tan difícil que nos pongamos de acuerdo en cosas tan obviamente necesarias, como esta iniciativa de Hugo Chávez que es el Banco del Sur” explicó Galeano.

“Queremos una unidad latinoamericana sin desconocer que América Latina es también un espejo de las desigualdades del mundo, y muchas veces esas desigualdades se proyectan de mala manera entre los países latinoamericanos”.

Para el autor de la trilogía Memoria del fuego (un repaso por la historia de Latinoamérica), la unión de las diversidades, pese a su complejidad, “será la única manera de reconocernos a nosotros mismos en todas nuestras infinitas posibilidades de creación y de cambio”, señaló.

Galeano, didáctico, explicó este cambio puede darse que “a partir de la celebración de la cantidad de mundos que el mundo contiene”. Comentó una anécdota sobre un intelectual que le preguntaba en un “iluminado” debate público, que ¿qué tenía que ver realmente un argentino con un haitiano?, por ejemplo. Y contó Galeano ante la audiencia que en su respuesta lo miraba con lástima, con pena, mientras pensaba: “pobre hombre, él no sabe que lo mejor que le puede ocurrir es ser diverso, y nuestra gran virtud es que contenemos todos los colores, los olores del mundo en América Latina”.

Concluyó que si no aceptamos la diversidad latinoamericana “estaríamos condenados a aceptar lo que el sistema nos obliga a obedecer” y respondió al hombre: “‘A ver, elige, ¿de qué quieres morir, de hambre o de aburrimiento?’. Yo creo que tenemos que contestar, ‘no queremos morir, ni de hambre ni de aburrimiento’.”

Con información de www.cubadebate.cu

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *