Mujeres de Olinalá en riesgo de secuestro por narcotraficantes

Habitantes de Olinalá se arman para proteger a su comunidad Foto: Sergio Ferrer

Por Sergio Ferrer

OLINALÁ, Guerrero.- Ciudadanos de Olinalá se organizaron para vigilar en retenes las entradas de la comunidad desde el sábado 27 de octubre y solicitaron la atención inmediata de autoridades federales para solucionar la falta de seguridad pública que existe en el municipio guerrerense, ante el alto riesgo para las mujeres menores de edad de ser secuestradas por el crimen organizado.

Las denuncias fueron hechas por habitantes que pidieron se omitieran sus nombres por razones de seguridad, e hicieron un llamado urgente incluso a la Marina nacional, a embajadas o consulados de algún país para que proporcionen asilo político a once jóvenes menores de 17 años.

Se trata de adolescentes originarias de Olinalá de las cuales algunas de ellas dieron una relación de personas que estaban en riesgo de ser secuestradas. Algunas de ellas eran novias de jóvenes que fueron cooptados por la delincuencia organizada para vender droga o ser “halcones”.

“Tememos por la vida de las muchachas, oor lo que solicitaremos asilo político para ellas en otros países. En Internet todas tienen en sus páginas un moño negro en señal de amenaza”, advirtió una de las personas que declararon en el retén de la carretera que conduce a Tlapa.

“Pedimos a algún país, embajada o consulado que les den asilo, y a las autoridades que vean que harán porque ellas no se pueden quedar a la deriva, corren peligro por la información que nos aportaron y lo que saben, están asustadas y se refugiaron con nosotros, pero cómo le haremos, por eso el llamado urgente”, enfantizó la persona declarante.

El problema de inseguridad que tiene un antecedente desde hace al menos diez años, se agudizó el mes de octubre con levantones y el asesinato de un chofer. El sábado, en víspera de la conmemoración del Día de Muertos o Todos Santos mexicano, se avisó que presuntamente otro transportista de la ruta Olinala-Tlapa, lo cual aunque fue falso alertó a los ciudadanos que se reunieron y repicaron de las campanas en señal de alerta.

Habitantes de la cabecera de este municipio de La Montañ,a destacado por su arte en laca y madera. tomaron las armas y establecieron retenes y puestos de vigilancia en las entradas de la comunidad, además de capturar a individuos que los grababan y tomaban fotografías aunque después los sospechosos fueron liberados a los veinte minutos por la policía municipal.

El jueves primero de noviembre, cuando Los Ángeles Press acudió a la localidad, se conoció que a pesar de los retenes y las llamadas de apoyo emitidas por la ciudadanía, los gobiernos han minimizado o bloqueado la información sobre la situación.

Ese día por la tarde, el subsecretario de Seguridad Pública en el estado se reunió con el alcalde pero no con la Comisión de Supervisión y Vigilancia que coordina las acciones de los ciudadanos organizados.

En cierto punto de la búsqueda de información en la cabecera, un sujeto siguió por algunas cuadras a este reportero y otro periodista de Tlapa para después perderse en una calle. Algunos vecinos del lugar cuestionaron a las autoridades el porqué si se daban cuenta de que andaba gente en camionetas mostrando armas no hayan hecho nada.

Ciudadanos armados para la defensa de toda su comunidad, aseguraron tener respeto a las autoridades pero a éstas les exigieron una respuesta porque de lo contrario con que garantía podrían levantar las trincheras.

Agregaron que requieren una respuesta y la seguridad de que instalarán sus retenes y los hombres podrán volver a trabajar aunque acotaron que nunca se desorganizaran en la tarea se crear un Frente Ciudadano para formalizar su policía comunitaria que de rondines como antaño se hacía.

Al asegurar que persiste el toque de queda desde las diez de la noche, otra persona indicó que están pidiendo a gritos que las autoridades pongan sus ojos en ellos, que vayan en su auxilio porque están vida de por medio.

“Que vengan personalmente funcionarios, esta tranquilo pero porque estamos puestos si no hubiera más muertos y no queremos eso queremos el respaldo de las autoridades”. Otra de las voces fue la de un hombre que dijo no querer a la Policía Municipal, “hay confianza en el Ejército pero hay referencias que nos hayan llegado de que La Marina actúa de mejor manera contando con personas de civil”.

En la cabecera se observaron militares del 93 Batallón en camiones o a pie que resguardaban el ayuntamiento y algunas calles.

Durante la entrevista a los vigilantes ciudadanos, uno de ellos leyó una breve carta en la cual piden ayuda a todo el país asegurando que tienen temor de que los dejen solos, por otra parte ratifican la solicitud de la visita de un representante del gobernador y del gobierno federal encabezado por el saliente presidente panista Felipe Calderón Hinojosa, desde la Ciudad de México.

“No están acudiendo los estudiantes a las escuelas, la gente ya ha perdido la confianza en las autoridades locales pero los días transcurren sin que algún representante venga a brindarnos ayuda”, ni siquiera el agente del Ministerio Público no lo conocemos agregó a la declaración otro ciudadano.

A decir de un quejoso, el problema tiene un antecedente fuerte desde hace diez años, una larga cola que comenzó en el 2000 con secuestros y levantones ante lo cual poco hicieron las autoridades municipales desde entonces, “no se pude echar toda la culpa a la autoridad actual, sino a todas las autoridades que han estado desde aquella fecha”, apuntó.

De los problemas recientes de seguridad, se indicó que en menos de un mes se registraron siete levantones y un asesinato a un transportista.

Otra de las voces escuchadas en la entrevista reiteró que son civiles que respetan a la autoridad pero que le solicitan les permita organizarse y hacer rondines, “se debe poner un hasta aquí a los jóvenes que andan en camionetas blindadas de un lado a otro, no porque tengan compromisos políticos los diputados, senadores, presidente, síndico, regidor o cualquier otra autoridad, le permitan impunidad a la delincuencia.

Y es que a decir de los ciudadanos hay señalamientos directos sobre autoridades municipales o estatales que no les conviene que los sujetos que fueron liberados por grabar o tomarle fotografías a los ciudadanos organizados puedan declarar, “se sospecha que alguien está metiendo la mano para que no descubramos lo que tenemos que descubrir, nos están bloqueando porque no les conviene”, reclamaron.

Por su parte el edil, destacaría que existía un sesgo político en los hechos, otro funcionario, soltó al aire que se trataba de una mujer quien estaría movilizando sin razón a los habitantes. Lo cierto es que los entrevistados no dieron seña de ambición política, llamaron en repetidas ocasiones a las fuerzas federales, léase La Marina al desconfiar en las autoridades municipales y estatales.

La situación, es una especia de réplica de lo ocurrido en Huamixtitlán, municipio conectado con Olinalá a través de Cualac, en donde varios sujetos aparentemente sicarios armados, levantaron por varias horas a 17 personas.

En esa ocasión, ciudadanos e integrantes del Frente Ciudadano de Seguridad en Huamixtitlán, molestos desarmaron a la policía municipal, quemaron las oficinas de la Policía Ministerial, patrullas y junto con habitantes de otros municipios lograron la detención de varios sujetos. Al alcalde interino lo golpearon y hubo intención de lincharlo aunque finalmente no ocurrió.

En otros poblados de Olinalá, indígenas nahuas como los de Temalacatzingo, están organizándose para conformar una Policía Ciudadana Popular que funcione de manera similar a la Policía Comunitaria asentada desde hace 17 años en La Montaña y Costa Chica de Guerrero.

Otra medida de seguridad en el bloqueo de carretera en Olinalá Foto: Rogelio Agustín Esteban

Urgen ciudadanos a autoridades federales investigar delincuencia organizada

Los ciudadanos de Olinalá solicitaron a funcionarios estatales informar a instancias federales la situación de la cabecera municipal para que éstas se aboquen a investigar a fondo el problema de delincuencia organizada que prevalece a fin de erradicar el crimen y capturar a sus autores materiales e intelectuales.

Sin embargo, el problema ha sido invisibilizado por las autoridades estatales y municipales, e incluso el gobierno federal no ha puesto sus ojos en el conflicto, sólo ha enviado a elementos del ejército a observar la comunidad. Lo anterior fue el eco de varios vecinos en la reunión que sostuvieron con el alcalde Eusebio González Rodríguez, los funcionarios estatales; Rossana Mora, subsecretaria de Gobierno de Desarrollo Político y Moisés Alcaraz, director general de Gobernación.

“Hasta el momento ninguna instancia se ha acercado para investigar la situación de personas en riesgo de secuestro”, denunciaron, se trata de las adolescentes que habían sido cooptadas y amenazadas por la delincuencia organizada o la información que existe respecto a dónde están y quiénes son los probables cabecillas que mueven la delincuencia en el poblado.

Comunidad pide Ministerio Público de tiempo completo

La comunidad de Olinalá, de acuerdo a la denuncia de ciudadanos que solicitaron a los medios presentes no publicar sus nombres, enfatizaron en la ineficacia de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Guerrero en el municipio, y dijeron no contar con personal del Ministerio Público que cubra horario completo.

“No se realizan tareas especiales de peritaje, por lo que no se cree en el Ministerio Público”, aseguró un ciudadano. “La policía municipal no me apoyó cuando denuncié a un hombre que me robó, al acudir al MP, el perito me pidió mordida para trabajar en el caso del tipo que me quería cobrar cuota”, denunció la persona.

la funcionaria Mora Patiño prometió que la seguridad mejoraría en el municipio y se acreditaría a nuevos policías municipales. Además, instó a las personas a permitir la reanudación de clases, desinstalar los retenes y continuar con sus actividades bajo la promesa de que sus inquietudes serían llevadas al gobernador y al secretario de Gobierno.

Por su parte el alcalde solicitó en varias ocasiones a los funcionarios apoyo del gobernador para la construcción de algunos puntos de vigilancia en las entradas de la cabecera y prometió tener tres de dichos puestos de control para julio del próximo año.

Mora Patiño aunque aseguró que no era su materia, reiteró el tema de la certificación de la policía y dijo los pasos para el proceso de certificación de policías municipales.

Moisés Alcaraz, titular de Gobernación, descalificó a una periodista en su intervención ante vecinos, luego de que le preguntaran sobre la visita de presuntos agentes de la Dirección General de Gobernación el jueves, “no acudió personal de la dirección, esa periodista a lo mejor ni conoce Olinalá pero una persona le informó que vino gente de Gobernación”.

Después agregó que Gobernación no tiene ninguna facultad para detener a nadie y que era un ente de acuerdos y consensos reiterando que nadie bajo su cargo acudió a la cabecera municipal. Detalló que él fui quien le hablo al presidente pero no así pudo hacerlo con los ciudadanos sobre una nota extensa donde se menciona a presuntos agentes de gobernación.

Aclaró que quien sí acudió fue el subprocurador de Justicia en Guerrero Fernando Monreal -aunque éste no se comunicó con el Consejo de Supervisión y Vigilancia- y después reviró que no quería decir que no estén al tanto, “yo a los treinta minutos que sucedieron los hechos lo sabíamos, no anteriormente”. Fue cuestionado por una señora que le preguntó si antes no le habían pasado ninguna información de la situación en Olinalá y aseguró “no, no soy policía mi trabajo es político”.

En una intervención, se solicitó la opinión de la persona que se presentó por parte del Gobierno Federal lo que causó cierta polémica sin embargo el sujeto “observador” pidió a la gente no salirse del tema e indicó que solo estaba hay para escribir y mandar información.

En respuesta a la petición de la permanencia del ejército en la cabecera municipal, Mora Patiño señaló que le compete al gobierno federal pero que sabía que las Fuerzas Armadas tenían funciones específicas que no son las de resguardar comunidades pero a través del programa Guerrero Seguro podría ser recogida la inquietud que comunicaría Humberto Salgado al núcleo operativo de dicho programa.

Si bien fue aceptada la propuesta de Mora Patiño de ejecutar la certificación de Policía Preventiva Municipal, hubo voces que pidieron apresurar las acciones o incluso arraigar a los policías que se les había observado platicando con sospechosos en lugares como la cancha de la colonia San Francisco. La subsecretaria pidió en repetidas ocasiones los nombres de la comisión de ciudadanos formada oficialmente para reconocer quienes eran los interlocutores.

En el encuentro efectuado en una sala del ayuntamiento, se recordó a funcionarios que la situación de delincuencia que afecta a la población desde hace aproximadamente diez años y la cual se agudizó en el último mes, tuvo su punto crítico luego de la muerte de un taxista que no quiso pagar cuota.

Se denunció que después de eso, un vehículo logró salir del pueblo luego de que alguien aparentemente les avisó a los sujetos que tiraban droga y cobraban cuotas”. Otra persona señaló que el Ejército les pidió a las personas de los retenes que retiraran sus armas. Asimismo un hombre comunicó que se registró en uno de los retenes un incidente de una bala perdida pero no hubo lesionados.

Otros ausentes nombrados por el ciudadano fueron los diputados federales y locales, una de ellas es la ex alcaldesa de dicho municipio Luisa Ayala Mondragón. “¿Dónde están?”, preguntó.

Un hombre de la comunidad, dijo a los asistentes que existía un problema cultural en la población joven, “ya no sueñan con ser médicos o maestros, ahora quieren ser narcotraficantes” por lo que pidió mano dura por parte de las autoridades lo que fue secundado por Mora Patiño que pidió mano dura en la casa. El municipio no cuenta con alguna instancia que atienda directamente a los jóvenes.

Las barricadas continuarán y se prevé una próxima reunión entre la funcionaria, el alcalde y quizá el Consejo de Supervisión y Vigilancia para el próximo martes.

 

 

One thought on “Mujeres de Olinalá en riesgo de secuestro por narcotraficantes

  1. ESTOS ARTICUOS SON FALSOS, EL TAL SERGIO FERRER NO SABE NI ESCRIBIR ESA INFORMACION ES FALSEADA, ESCRITA SOLO A SU CONVIENCIA, OTROS MEDIOS LO HAN REPUDIADO POR QUE SOLO LES HA TRAIDO PROBLEMAS EL TAL FERRER.

Deja un comentario