Mexicali Consciente, el valor de la mediación social

3 de Abril del 2017

Con voz propia, México de conciencia

Plantones de Mexicali Resiste en el Centro de Gobierno de la capital del Estado de Baja California. Foto: 4vientos.net

Raúl Ramírez Baena

A raíz de las magnas manifestaciones de descontento social realizadas en Mexicali en los meses pasados, por el incremento del precio de las gasolinas y la emisión de la Ley Estatal de Agua, los integrantes del movimiento popular denominado “Mexicali Resiste” realizaron un segundo bloqueo al Congreso de Baja California, agregando otras demandas a las originalmente presentadas, principalmente, la cancelación de la construcción de la planta trasnacional cervecera Constellation Brands en el Valle de Mexicali, en virtud del uso intensivo de agua potable para esta planta, y la abrogación de la Ley Estatal de Asociaciones Público-Privadas.

En los medios de comunicación y en las redes sociales, observamos hoy que se ha desatado una guerra mediática donde el movimiento “Mexicali Resiste” y la parte oficial, en aras de la legitimidad a sus posiciones, intentan ganar a la opinión pública para su causa, algo normal en este tipo de conflictos en que las partes se polarizan.

Es obvio que, en este caso, para contrarrestar posiciones políticas antagónicas ante la opinión pública, la parte oficial, que no es sólo el Congreso del Estado y sus órganos de gobierno, cuenta con mayores recursos económicos, humanos y materiales que el movimiento “Mexicali Resiste”. Éste, por su parte, para la defensa de su causa, cuenta de su lado con las redes sociales y con académicos, profesionistas, activistas y comunicadores independientes no alineados al poder y al presupuesto público estatal.

En estas circunstancias, en lugar de llegar a la radicalización de las posiciones y a las represalias oficiales físicas y legales, lo recomendable, desde el punto de vista político y social, es abrir la oportunidad al diálogo, al acuerdo entre las partes en condiciones de igualdad, donde no haya vencedores ni vencidos.

El grupo “Mexicali Consciente”, formado recientemente por profesionistas, académicos y activistas de Mexicali, creado con el fin de apoyar las legítimas demandas populares y cabildear en el Congreso de Baja California por leyes más justas y equitativas, se ha propuesto como grupo de mediación ante el diferendo entre el Congreso de Baja California y el movimiento “Mexicali Resiste”.

El valor de la mediación social

La mediación social es un proceso de resolución de conflictos en el que las partes enfrentadas recurren “voluntariamente” a una tercera persona física o moral como mediador, para llegar a un acuerdo satisfactorio. Es un proceso extrajudicial dentro del marco del derecho, que considera además el análisis del contexto social, que es diferente a los canales legales o convencionales de resolución de conflictos. Es un método que mueve a la búsqueda de soluciones que satisfagan las necesidades de las partes e implica no restringirse necesariamente a lo que dice la ley. Además, la solución no es impuesta por terceras personas, como en el caso de los jueces o árbitros, sino que es creada y aceptada por ambas partes.

Una característica de la mediación social es que es una negociación cooperativa, en la medida que promueve una solución en la que las partes implicadas ganan y obtienen un beneficio. Por eso se la considera una vía no adversarial, porque evita la postura antagónica de ganador-perdedor. Por este motivo, también es un proceso ideal para el tipo de conflicto en el que las partes enfrentadas pueden continuar la relación mediante acuerdos perdurables.

Para que el proceso de mediación sea posible, es necesario que las partes estén motivadas, porque deben de estar de acuerdo en cooperar con el mediador para resolver la disputa entre iguales, así como para respetarse mutuamente durante y después del proceso, y respetar los acuerdos que se hayan alcanzado, circunstancia que debe ocurrir con un alto índice de cumplimiento, porque son los acuerdos que los mismos interesados han propuesto y se han comprometido a cumplir, independientemente de las diferencias ideológicas que hubiere entre ellos.

La mediación como estrategia de resolución de conflictos la podemos situar entre el compromiso y la colaboración. La finalidad consiste en pasar de estilos individualistas a modos colectivos más evolucionados de resolución de conflictos, como son los de colaboración y el compromiso.

La fuerza del Estado

En el diferendo que nos ocupa, el Estado está representado por el Congreso del Estado de Baja California, de manera directa, por el Presidente de la Mesa Directiva, el Dip. Ignacio García Dworak. En este contexto, consideramos que la fuerza del Estado no es necesariamente la represalia física (desalojo del Congreso con la fuerza pública) o la judicial (vía denuncia penal, que ya está presentada), sino el diálogo, la tolerancia y la negociación con “Mexicali Resiste” en condiciones de igualdad, para llegar a acuerdos saludables.

Al momento de escribir estas líneas, el movimiento “Mexicali Resiste” ha aceptado la mediación imparcial del grupo “Mexicali Consciente”. Lo deseable y recomendable, en aras de llega a una solución política y socialmente realizable y responsable, es que los órganos de gobierno del Congreso de Baja California acepten lo mismo.

*Director de la Comisión Ciudadana de Derechos Humanos del Noroeste

, , ,

No comments yet.

Leave a Reply