Los Zetas Inc., la diversidad del crimen en México

Por Dianeth Pérez Arreola

Hace unos días estuvo en Países Bajos la catedrática Guadalupe Correa Cabrera, profesora asociada de la Universidad George Mason, en Estados Unidos y autora del libro Los Zetas Inc.

En la plática que ofreció en la Universidad de Leiden, explicó que los grupos criminales diversificaron sus actividades forzados por la estrategia del gobierno para atacarlos, por lo que además del tráfico de estupefacientes, pasaron a dedicarse al secuestro, la extorsión, el tráfico de personas y el robo de hidrocarburos, entre otras cosas.

En su libro, compara al cartel de Los Zetas con tres grandes empresas transnacionales, para tratar de entender su funcionamiento. La primera es Exxon Mobil, un corporativo con múltiples subsidiarias; la segunda es Halliburton, una compañía de inversiones, y la tercera es Blackwater, dedicada a ofrecer servicios de seguridad. Los carteles serían una combinación de estas 3 transnacionales.

Platicando con ella, me comentó que coincide en la postura  del académico Oswaldo Zavala, quien presenta su libro estos días, titulado “Los cárteles no existen”. Zavala sostiene que el gobierno construye, mediante un discurso, a un enemigo que está por todas partes y que es el principal causante de la violencia, pero en realidad es un sistema político que echa mano de ese lenguaje para llevar a cabo estrategias que de otro modo serían inaceptables.

Partiendo de ese punto, llegamos a los resultados de la investigación de Guadalupe Correa Cabrera, plasmados en su libro, y que se resumen en la pregunta ¿Quién se beneficia de esa violencia? Ella dice que son los actores corporativos del sector energético, las compañías financieras transnacionales, las firmas que ofrecen seguridad privada, los bancos y el complejo militar-industrial de seguridad de la frontera en Estados Unidos.

Buscando en internet encontré a estos ex funcionarios que se han posicionado dentro de empresas extranjeras del sector energético, ya sea como asesores o como parte del consejo de administración: El ex secretario de Hacienda Pedro Aspe Armella; los ex directores de Pemex Carlos Ruíz Sacristán, Jesús Reyes Heroles, Juan José Suárez Coppel, Luis Ramírez Corzo, Adrián Lajous Vargas, Emilio Lozoya Austin; el ex secretario de Comercio y Fomento Industrial Jaime Serra Puche; el ex jefe de la oficina de la Presidencia José María Córdova Montoya; los ex secretarios de Energía Jordy Herrera y Luis Téllez, y el ex director de Comisión Federal de Electricidad Alfredo Díaz Ayub, entre muchos otros.

Otro de los actores que sacan provecho de la violencia, son los bancos. Solo hay que recordar los escándalos de HSBC con Carlos Hank Rhon y Raúl Salinas, o el más reciente, de la sucursal de RaboBank en Calexico, California, la cual recibía millones de dólares por semana por parte de los cárteles, mientras el personal encargado de revisar operaciones sospechosas miraba para otro lado. Ambos casos fueron zanjados con multas millonarias.

Allende y San Fernando, localidades donde ha habido masacres, están en zonas importantes de extracción de hidrocarburos, señala Correa Cabrera, quien muestra un mapa de México con más coincidencias entre focos de violencia y ubicación de gasoductos, minas, yacimientos de gas natural y fuentes de agua.

Termina la conferencia y los asistentes nos quedamos hablando. Un estudiante de maestría originario de Michoacán dice: “nunca había oído mencionar tantas veces a los Zetas. De donde vengo nadie dice su nombre”.

La escritora Guadalupe Correa, autora de Los Zetas Inc. Foto: Dianeth Pérez Arreola
Dianeth Perez Arreola
Periodista independiente. Colaboradora de Los Ángeles Press. Radica en Holanda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *