Estados Unidos investiga a activistas indocumentados

Kau Sirenio Pioquinto

SEATTLE. –  Maru Mora-Villalpando, defensora de los derechos de los inmigrantes en el estado de Washington, denunció que la oficina de Immigration and Customs Enforcement (ICE), organizó un caso en su contra en represalia a su activismo. De origen mexicano y con más de 25 años viviendo en Estados Unidos, Mora-Villalpando recibió en febrero una notificación de la Oficina del ICE en la que se le exigía que se presente frente a un juez migratorio para que aclare su estatus legal en el país.

Gracias  a unos documentos obtenidos a través de una petición de la senadora Maria Elaine Cantwell, se comprobó que el ICE (Control de Inmigración y Adunas), armó un expediente en el que señalaban que Mora-Villalpando «tiene una amplia participación en las protestas contra el ICE y los programas de defensa de los derechos de los latinos», y que se ha convertido en una conocida «figura pública». La defensora de los derechos de los inmigrantes llamó la atención de la corporación migratoria después de que ella declarara que «no está documentada» en una publicación local de internet.

«Estos documentos muestran que las acciones de ICE son un ataque directo a nuestra organización y libertad de expresión. Exigimos saber en qué medida se extiende esta práctica y a quién más se dirigen para la deportación «, dijo Mora-Villalpando. La activista es fundadora de la Resistencia del Centro de Detención del Noroeste, un grupo que lucha por los derechos de los detenidos y contra las deportaciones, y es miembro de la organización nacional Latinx Mijente.

Mora-Villalpando y sus seguidores han solicitado información al ICE a través de la Ley de Libertad de Información (FOIA) para averiguar qué tan extendida está la práctica y si el ICE está buscando otros portavoces de los derechos de los inmigrantes

El recurso presentado por Sunbird Law LLC en representación de Mora-Villalpando y Mijente, en base a la Freedom Of Information Act (Ley de Libertad de Información, FOIA), solicita los documentos que puedan mostrar otras instancias en las que ICE esté llevando a cabo otros procedimientos de deportación contra individuos que hicieran declaraciones públicas a la prensa sobre su estado de inmigración, relacionados con el activismo, «protestas anti-ICE» o la defensa de los derechos por las personas migrantes, así como participantes en programas latinos y otras formas de organización.

«Este es un ataque a la disidencia y a la libertad de expresión, y una característica peligrosa de la administración Trump. Un gobierno federal que pueda silenciar nuestro derecho al discurso político y humanitario sin consecuencias es extremadamente peligroso para todos nosotros «, declaró Tania Unzueta, directora de políticas de Mijente. «Si permitimos que las acciones de ICE y la administración de Trump silencien a los organizadores de los derechos de los inmigrantes, los derechos constitucionales de reunirse, organizarse y defenderse están en juego para todos nosotros», concluyó.

La activista Maru Mora-Villalpando, durante una protesta en Seattle / Foto: Elaine Thompson

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *