Gobierno de Trump da plazo de 18 meses a salvadoreños con protección temporal para abandonar EEUU

 

NUEVA YORK.- En un fuerte ataque contra las comunidades de inmigrantes en Estados Unidos, el gobierno encabezado por el presidente Donald Trump anunció que pondrá fin a la protección temporal otorgada a 250.000 inmigrantes salvadoreños que viven en Estados Unidos al menos desde 2001. La protección temporal, conocida como estatus de protección temporal (TPS, por sus siglas en inglés), otorgó a los salvadoreños permiso legal para vivir y trabajar en Estados Unidos y fue aprobada en 2001, después de que dos devastadores terremotos azotaran a El Salvador.

Esta medida del Ejecutivo provocó protestas inmediatas frente a la Casa Blanca y una conferencia de prensa en la ciudad de Nueva York. Urania Reyes, una beneficiaria salvadoreña del estatus de protección temporal, habló en la conferencia de prensa.

“Le rogamos a nuestro presidente Trump y al público, queremos que nos levantemos pidiendo nuestra legalización permanente, no temporal. Ya tenemos más de 20 años aquí y luego no nos dan ninguna legalización. Creo que somos personas honorables, elegibles, sacamos el trabajo que otras personas no quieren hacer. Ganamos muy poco. De ahí pagamos renta, impuestos, el colegio de los niños (bueno, de mis hijos, que tengo tres y están yendo a la escuela), y el día de hoy estoy muy triste porque nos quieren quitar el TPS”, explicó Urania Reyes.

Los salvadoreños ahora tendrán un plazo de 18 meses para abandonar los Estados Unidos o hallar una forma legal de permanecer en el país. La decisión afectará a alrededor de 200.000 hijos de padres salvadoreños beneficiarios del TPS. Estos niños son ciudadanos estadounidenses. El lunes, muchos defensores de los derechos de los inmigrantes expresaron preocupación por el hecho de que Estados Unidos quiera deportar a salvadoreños a un país afectado por la violencia y la pobreza, que se han visto exacerbadas por décadas de intervención militar y económica de Estados Unidos tanto en El Salvador como en el resto de Centroamérica. La activista comunitaria Sara Ramírez habló el lunes durante una protesta frente a la Casa Blanca.

Sara Ramírez, otra beneficiaria del programa, dijo que “jamás había visto un muro físico para la migración, porque lo que origina que nosotros vengamos a nuestro país no es porque nos dé gusto o porque queramos, sino porque nos obliga la misma situación provocada históricamente, no por nosotros”.

El año pasado, el gobierno de Trump anunció que también pondría fin al estatus de protección temporal de decenas de miles de inmigrantes haitianos, nicaragüenses y sudaneses que viven en Estados Unidos.

 

Fuente: Democracy Now!

Guadalupe Lizárraga
Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *