Elecciones 2012: “La legalización del soborno” en EEUU

 

Mitt Romney Y Barak Obama Candidatos a la Presidencia de EU

 Las elecciones 2012 de Estados Unidos vuelven a cobrar polémica por sus costos.

NEW YORK, New York.- Mientras se fortalecen los movimientos de protesta en contra de la desigualdad económica en Estados Unidos, los candidatos presidenciales Barak Obama y Mitt Romney compiten por el récord de las elecciones más caras de la historia de este país. Ya es la segunda ocasión que sobrepasan los mil millones de dólares y las cifras van en aumento, hasta la semana pasada, 1.700 millones de dólares. A los que hay que sumar los casi 300 millones logrados por los diferentes Comités de Acción Política que los apoyan.

Los candidatos han sido cuestionados por distintos sectores e intelectuales estadounidenses ante la necesidad de mayores recursos económicos para sostener sus costosos equipos de campaña, mantener oficinas en los distintos estados del país, realizar encuestas, comprar espacios en prensa, radio, televisión e internet para difundir sus mensajes y viajar por todo el territorio para pedir el voto a los electores.

El periodista, Chris Hedger, Premio Pulitzer, afirmó que “lo que estamos  cimentando es la legalización del soborno, porque funcionarios públicos se convierten en empleados corporativos. Se vuelve flagrante el servicio de la corrupción, la habilidad de esta pequeña clase rapaz de oligarcas muy propios para redactar las leyes, redactar la legislación y crear este sistema de dos niveles que al último va a implotar”.

El economista Max Wolff señaló por su parte que “es difícil creer que tipos racionales de grandes compañías con un entendimiento real de la sociedad, van a donar tanto dinero sin esperar nada a  cambio, lo más probable es que sus donaciones no sean acciones de caridad”.

En las elecciones presidenciales de los Estados Unidos el financiamiento público ha sido superado por donaciones y financiamiento de carácter privado. Cada vez,  la presencia de las grandes corporaciones en el financiamiento de las campañas presidenciales se hace más evidente, lo que hace dudar a los ciudadanos estadounidenses sobre la objetividad de los candidatos cuando sus grandes patrocinadores son estas grandes corporaciones financieras.

Los Comités de Acción más costosos del mundo

Los SuperPacs representan  Comités de Acción Política, conocidos como PAC, por sus siglas en inglés (Political Action Committee). Se trata de una estructura de organización de los partidos que se registra en la Comisión Federal de Elecciones con el propósito específico de recaudar fondos para elegir o vencer a algún candidato.

Los supercomités de Acción Política (super PACs) pueden gastar fondos de forma ilimitada en apoyo de un candidato siempre y cuando no tengan ningún tipo de conexión con la campaña del mismo. Lo cual ha revolucionado los gastos de campaña de manera considerable.

En el caso de Mitt Romney,  sus ocho donadores financieros más significativos son bancos que cotizan en Wall Street, siendo Goldman Sachs,  Bank of America, JP Morgan Chase y Morgan Stanley los que más destacan.

Por su parte, durante el 2008  la campaña Barak Obama fue la más beneficiada con 42 millones de dólares que recibieron por parte de sectores financieros de seguros y del sector inmobiliario.

La percepción de la desconfianza pública

La mayoría de los estadounidenses ven a los ejecutivos de Wall Street como deshonestos, después de circular profusamente información de las participaciones económicas de las entidades bancarias en el gobierno. Pone su atención en los bancos de inversión Bear Stearns, Goldman Sachs, Lehman Brothers, Merrill Lynch, Morgan Stanley, la aseguradora American International Group (AIG) y los gigantes de la hipoteca Fannie Mae y Freddie Mac. Otra encuesta más revela que un porcentaje de los ejecutivos de Wall Street no dudaría en hacer trampa o fraude bursátil para tener éxito.

Al acercarse la fecha de las elecciones  activistas señalan que tanto Obama como Romney han solapado a sus donantes corporativos e ignorado las movilizaciones más grandes que se hayan registrado en décadas en este país, como Occupy.

Un activista menciona que “no son sólo las pocas diferencias que se ven entra ambos candidatos, sino también la escasa visión de estadistas para responder a los graves problemas que está enfrentado la gente por la avaricia de las trasnacionales y los bancos. Esto demuestra que la democracia en este país es también un espejo”.

LAPress

Guadalupe Lizárraga
Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *