El lado oscuro del gobierno de Javier Corral en Chihuahua

Por Guadalupe Lizárraga

CHIHUAHUA, Chihuahua.- El gobernador de Chihuahua, Javier Corral Jurado, a un año de su gestión ya destaca por el lado oscuro, involucrando problemas políticos con los personales. Uno de estos casos, ha sido señalado por el diario digital La Opción de Chihuahua, al publicar sobre el nepotismo en el que estaría incurriendo el gobernador al tener a su hermano trabajando en su propia administración.

El 17 de noviembre, el gobierno envió una carta de réplica al director del diario, Manuel Osbaldo Salvador, en la que se afirma que Raúl Corral Jurado fue voluntario por dos meses en la Coordinación Estatal de Salud Mental y Adicciones, de la Secretaría de Salud del estado.

En la misiva al periodista, la coordinadora Adriana Bouchot Beltrán, socióloga de profesión y con una maestría en Psicoterapia de pareja, afirmó que el hermano del gobernador Javier Corral “nunca tuvo ingreso a nómina ni recibió pago y/o contraprestación alguna, ni en condición de trabajador, proveedor, prestador de servicios ni bajo ningún otro esquema”. No obstante, hubo testimonios de empleados de que Raúl Corral laboraba formalmente en esa dependencia y en las dos últimas semanas de octubre “se había ausentado de la oficina”.

De esta manera, la denuncia de La Opción de Chihuahua por presunto nepotismo fue descartada por la funcionaria de tercer nivel sin mayor reparo por parte del gobierno de Chihuahua.    

No es la primera vez que se denuncia el nepotismo en la administración de Javier Corral. Y junto con éste, el tráfico de influencias, escándalos sexuales e incluso actos de corrupción y amenazas de muerte en tan sólo un año de gobierno. Incluso, una de las denuncias sobre el involucramiento de sus hermanos en su vida política fue en marzo de 2015, cuando todavía era senador de la república. La denuncia la hizo Cruz Pérez Cuéllar, exdirigente estatal del Partido de Acción Nacional, ante la Procuraduría General de la República y el Congreso del Estado de Chihuahua.

Entre las causas que motivaron esta acción, una versó en referencia a la supuesta renuncia a la ciudadanía estadounidense de Javier Corral, ya que para gobernar la entidad debía ser originario de ésta. Sin embargo, nunca presentó un documento probatorio, y sólo está escrito en el sitio digital de gobierno.

Otro de los cuestionamientos de Pérez Cuéllar fue la trayectoria delictiva de sus hermanos y sus vínculos con el crimen organizado. Raúl, el hermano voluntario de Salud, estuvo preso por tráfico de drogas en El Paso, Texas, en 2002, según el expediente EP-02-CR-2036-DB. La sentencia fue de un año de cárcel, dos de libertad condicional y 200 horas de trabajo comunitario. Pero su récord delictivo no termina ahí. En Ciudad Juárez, ha sido remitido a la estación de policía en siete ocasiones por “causar escándalos en la vía pública alterando la tranquilidad de las personas”, dos en 2011, una en 2012, y cuatro en 2014. Así también hay registro de haber sido detenido por violencia intrafamiliar en la misma estación policiaca en 2007, 2008 y 2014. Y tuvo una detención más por “faltas a la moral pública” en 2014.

Raúl nunca fue consignado en Ciudad Juárez, presuntamente por tratarse de un hermano de Javier Corral que en esos años era diputado federal y después senador. No obstante, por la trayectoria delictiva y perfil de violencia de Raúl estaría inhabilitado para ejercer un voluntariado en cualquier área de gobierno y más aún en el área de Salud Mental y Adicciones.   

Más aún, la Ley de Responsabilidad de Servidores Públicos, en el Capítulo II, artículo 23, obliga a abstenerse de autorizar la selección, contratación, designación o nombramiento para cualquier persona que se encuentre inhabilitada por resolución de autoridad o que haya un conflicto de interés, por tratarse de asuntos personales o de algún familiar.

Además de la trayectoria criminal de Raúl, el exdirigente del PAN, Cruz Pérez Cuéllar, señaló en la misma denuncia a la PGR la trayectoria delictiva de Roberto Corral Jurado, otro de los hermanos del gobernador. En este caso, el hermano estuvo preso también en El Paso, Texas, por delitos de robo calificado como empleado bancario en los Estados Unidos en 1998, de fraude y peculado en 1999, y fue involucrado en un homicidio junto con otras dos personas en 2007, en los Estados Unidos bajo el reporte (tc#20070D02763). Por robo, tuvo que pagar una condena de 21 meses de cárcel, cinco años de libertad condicional y 277 mil dólares. En 2014, Roberto fue nuevamente acusado en tres ocasiones de posesión de mariguana.

Sin embargo, pese a las denuncias de los diarios locales sobre el tráfico de influencias y nepotismo del gobernador y de más de 30 funcionarios que tienen a sus familiares trabajando en alguna dependencia gubernamental, Javier Corral no sólo ha sido indiferente a la observación de los diarios, sino además ha implementado tácticas de acoso contra periodistas y medios críticos. Y por otra parte, usa recursos públicos y burocracia para difundir su propia versión de su gobierno en el periódico creado por él, Cambio 16, nombre, por cierto, plagiado de Cambio 16 de España.  

Carta de réplica del gobierno de Chihuahua a La Opción

Deja un comentario