Donald Trump sí puede ser destituido como presidente de EEUU

Donald Trump. Foto: Today Extra News

Donald Trump puede ser destituido como presidente de los Estados Unidos, asegura la periodista Guadalupe Lizárraga, directora de Los Ángeles Press

* El 20 de febrero cumple un mes Donald Trump como presidente de los Estados Unidos y ya se estudia con seriedad un juicio político por su evidente incapacidad mental para gobernar la nación más poderosa del mundo.

Por Miguel Alonso Rivera Bojórquez

En un hecho histórico y sin precedentes en los Estados Unidos: se han levantado diversas voces del pueblo estadounidense que reclaman la destitución de Donald Trump del cargo de presidente cuando todavía no cumple un mes en el mandato; es un mensaje de lo que la ciudadanía debería hacer en México porque su enemigo principal no está afuera, está en casa y se llama Enrique Peña Nieto, confirmó la periodista Guadalupe Lizárraga, fundadora y directora general del medio digital californiano Los Ángeles Press.

La periodista Guadalupe Lizárraga en entrevista en Culiacán, Sinaloa. Foto: Miguel Alonso Rivera.

La galardonada escritora y periodista independiente, reconocida como líder digital en español en los Estados Unidos por la organización no gubernamental de apoyo a periodistas  “International Center for Journalists” (Centro Internacional de Periodistas) con sede en Washington, DC., aseguró en entrevista exclusiva que se está estudiando con seriedad la posibilidad de separar del cargo de presidente de los Estados Unidos a Donald Trump, planteamiento posible a través de un juicio político denominado en inglés “impeachment”.

Se trata de una figura del derecho anglosajón (específica de Estados Unidos y Gran Bretaña) para realizar un proceso de destitución a un alto cargo público como el de la presidencia. La posibilidad de “impeachment” al presidente Donald Trump (Partido Republicano) está consagrada en la Constitución de Estados Unidos desde su aprobación en 1789 y este caso específico no tiene precedentes porque jamás se había dado en circunstancias similares, a menos de un mes de mandato (asumió el cargo el 20 de enero de 2017), por su evidente falta de capacidad para gobernar y su constante violación a diversas normas legales. Estas circunstancias hacen de tal hecho un caso único e histórico.

El artículo primero de la Constitución de Estados Unidos establece que los altos funcionarios pueden ser procesados por mandato de la Cámara de Representantes. Una vez aprobado el proceso, el Senado se encarga de realizar el juicio cuya sentencia requiere de las dos terceras partes de los votos de los senadores. La condena consiste en la destitución del acusado y su inhabilitación para desempeñar otros cargos públicos de manera inapelable.

En Estados Unidos, en el ámbito federal, solamente han tenido lugar 14 procesos de destitución en toda su historia, de los cuales 4 acabaron con sentencia condenatoria. Sin embargo, únicamente dos presidentes han enfrentado este procedimiento: Andrew Johnson (1868) y Bill Clinton (1998-1999), ambos procesos fueron aprobados por la Cámara de Representantes y absueltos por el Senado.

El caso Johnson (Partido Demócrata) sucedió al concluir la Guerra Civil cuando el presidente destituyó, sin tomar en cuenta a las cámaras legislativas –lo cual impedía la ley-,   a su secretario de Guerra.

El caso Clinton (Partido Demócrata) fue debido a la investigación de un fiscal sobre una operación inmobiliaria del matrimonio Clinton y se fue por el célebre análisis de la conducta sexual del presidente recordado como el “escándalo Lewinsky”.

El expresidente Bill Clinton y la becaria Mónica Lewinsky hace veinte años. Foto: Twitter

La Cámara de Representantes aprobó el “impeachment” de Richard Nixon (Partido Republicano) por el escándalo derivado del espionaje telefónico en el Hotel Watergate, sede del rival Partido Demócrata, en la década de 1970 pero interrumpió el proceso al renunciar el acusado al cargo de presidente en 1974.

El lunes 13 de febrero, Michael Flynn renunció al cargo de asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump (Partido Republicano). Lo anterior, porque los servicios de inteligencia de Estados Unidos descubrieron, a través de registros telefónicos e intercepción de llamadas, que personas vinculadas a Donald Trump mantuvieron contacto con funcionarios de inteligencia rusos durante la campaña. Además descubrieron evidencia de que Rusia intervino “hackeando” al Comité Nacional Demócrata. Algo parecido al caso de Richard Nixon, pero que suena más perverso y con olor a traición por el “factor Putin”. ¿Un nuevo “Watergate”?

 

Niño mexicano en el centro de detención migratoria de Brownsville, Texas. Foto: Eduardo Pérez/Newscom

Violación a la Primera Enmienda 

 “Los latinoamericanos que radicamos en Estados Unidos vemos una situación complicada para Donald Trump porque en la primera semana de su gobierno generó muchas situaciones que hubieran sido de alarma para otras administraciones”, dijo la periodista especialista en temas de corrupción y derechos humanos.

Mencionó como ejemplo la salida no planificada del presidente Donald Trump de la Casa Blanca con su hija Ivanka, sus mensajes amenazantes hacia México y sus comentarios misóginos, racistas y discriminatorios. “Todo eso ha generado inquietud y temor”, dijo.

Expuso que en el interior de los Estados Unidos se observa a Donald Trump como un presidente que quizás no termine su periodo porque está violentando los principios básicos de la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos que ampara la libertad de culto, garantiza la libre expresión de las ideas, la libertad de prensa y el derecho de reunión pacífica.

 “No solamente es el “establishment”, la élite del poder, sino que la voz del pueblo norteamericano se está alzando fuerte contra Trump. Comunidades estadounidenses de diversas descendencias están reclamando se respeten los derechos básicos de la primera enmienda pues Trump está enviando mensajes de que deben suspenderse o regularse”, precisó.

La periodista reconoció que no conoce información que relacione a Donald Trump con el Ku Klux Klan, organización racista y terrorista de la extrema derecha estadounidense, sin embargo recordó que Jeff Sessions, recién nombrado fiscal general de Estados Unidos, decía en los años ochenta que “era más grave fumar marihuana que pertenecer al Ku Klux Klan”.

“Comentarios de esa naturaleza que favorecen la discriminación desde el poder lastima a Estados Unidos, un país donde los crímenes de odio no son cosa del pasado, son muy presentes”, aseveró.

En otro orden de ideas, Guadalupe Lizárraga destacó que otro revés para Donald Trump es que en Estados Unidos se mantiene el estado de Derecho y la separación de poderes, algo que en México no se ha podido hacer.

“Recientemente (el juez federal de apelaciones Neil Gorsuch), nominado por Trump a la Suprema Corte, reaccionó poniéndole un alto precisando que se sentía desmoralizado y no será gobernado por Trump sino que mantendrá su autonomía respecto al ejecutivo. Incluso, los republicanos lo están evaluando”, dijo.

Precisamente, el 9 de febrero, la Corte de Apelaciones de Estados Unidos de manera unánime dio la primera bofetada a Donald Trump que trata de implantar el veto migratorio.

Abdalá Bucaram fue destituido en febrero de 1997 por el Congreso como presidente de Ecuador por “incapacidad mental para gobernar”. Sin embargo, en el caso Trump –aclara Guadalupe Lizárraga- no es solamente porque se le considera mentalmente incapaz para gobernar a la nación más poderosa del mundo sino porque ha violentado la constitución estadounidense y preserva el interés por sus negocios particulares por encima de los intereses colectivos de los Estados Unidos.

“El marco legal está orientado a preservar el interés público de toda la nación pero Trump ha violado diversas normas jurídicas (Emolumnts Clause) porque únicamente observa su interés particular o el interés de sus negocios -como el de su propia hija- por encima de los intereses colectivos”, explicó.

Lo anterior en referencia a la defensa que hizo Trump de los intereses económicos de su hija Ivanka, dueña de una empresa de modas que fue sacada del catálogo de Nordstrom Inc., una cadena de tiendas lujosas departamentales en los Estados Unidos.

 “La necesidad de su destitución legal se fortalece –puntualizó- porque resulta evidente que Trump no es apto para gobernar. No sé si vaya a tener éxito pero se está estudiando esta posibilidad con seriedad desde diferentes instancias gubernamentales y ciudadanas. Es un hecho histórico que no se había visto en la historia de los presidentes de los Estados Unidos por el poco tiempo que lleva en el poder”.

 

El daño al sistema financiera de Estados Unidos

Texas tiene el 67 por ciento del total de la frontera del lado americano y la mayoría de los texanos no están de acuerdo con el Muro que pretende construir Trump porque una parte importante de la economía vive del comercio fronterizo que ya ha sido afectado en el último mes –a causa de las delirantes ideas del presidente- con una caída estrepitosa de sus ventas.

Incluso el senador de Texas, John Cornyn, político, abogado y juez, uno de los principales líderes republicanos (mismo partido de Trump) y ex Procurador General de Texas, ha levantado su voz contra el muro porque Texas igual que Arizona y California viven de los consumidores mexicanos que radican en la frontera. “Esas economías fronterizas están sostenidas por el consumo mexicano que buscan en Estados Unidos mejores precios, variedad, calidad y productos que no encuentran en México”.

John Cornyn es una de las voces que ha puesto en la palestra pública el hecho de que el muro afectará la economía de Estados Unidos.

“Los mexicanos que viven en la frontera -o que vienen del interior de la república- consumen en las ciudades fronterizas de Estados Unidos y un muro afectará a esos negocios norteamericanos. Un muro no solo está orientado a poner un alto a la migración mexicana y centroamericana sino también pone un alto a los consumidores mexicanos, clientes de Estados Unidos”, alertó Guadalupe Lizárraga.

 

Trump se burla de la discapacidad del periodista Serge Kovaleski del NYT. Foto; red

Las burlas y ofensas de Donald Trump

La prestigiada actriz estadounidense Meryl Streep criticó recientemente a Donald Trump por burlarse imitando burdamente en noviembre de 2015 a Serge F. Kovaleski, un periodista con discapacidad de The New York Times.

“En ese tipo de actitudes públicas –explicó Guadalupe Lizárraga- se basa precisamente la solicitud de destitución de Trump, porque no solamente es una burla contra un periodista con una discapacidad sino que es un atentado contra la libertad de expresión y es una discriminación. La Primera Enmienda de la Constitución de Estados Unidos garantiza la libre expresión y la no discriminación, mientras que Trump está dando un ejemplo de todo lo contrario”.

A sus expresiones xenófobas, racistas y clasistas, otro factor de Trump es su misoginia. “Sus comentarios han generado indignación y enojo de los grupos feministas y su actitud está dando un ejemplo de lo que no debe ser un presidente. Está dividiendo al país porque es un presidente que promueve la discriminación cuando alcanzar una constitución que garantiza la no discriminación ha costado muchas vidas y es una larga historia en los Estados Unidos”, sostuvo.

Tan absurdo es el comportamiento de Trump que, a pesar de haber ganado la elección que lo convirtió en presidente, lanzó su perorata sobre un supuesto fraude electoral. Un asunto irracional debido a que la complejidad del sistema electoral de Estados Unidos lo convirtió en triunfador a pesar de que Hillary Clinton obtuvo más votos, reveló Guadalupe Lizárraga.

En este contexto, agregó, el presidente Trump podría ser destituido en el corto plazo. “El pueblo norteamericano busca que se garanticen sus derechos y garantías fundamentales”, subrayó.

La Marcha de las Mujeres contra Trump, convocada en Washington el sábado 21 de enero, se replicó en los cinco continentes y salieron a las calles dos millones 500 mil damas. Es el primer presidente en la historia de Estados Unidos que es reclamado por su discriminación.

“Es un ejemplo –dijo- para el mundo y sobre todo para los mexicanos que estamos viviendo una crisis de desgobierno muy pesada, por toda la corrupción e impunidad que vive México y por la fractura del estado de derecho”.

“Echarle la culpa a Trump de todo lo que pasa en México es una ceguera y una ausencia de inteligencia colectiva, no podemos hacer eso. Lo que pasa en México también es por sus gobernantes corruptos que están generando esta fractura del estado de derecho. Debemos aprender de los ciudadanos, de diversas descendencias, que están peleando contra los crímenes de odio, la discriminación y la corrupción”, aseveró.

“No creo en esta unidad a toda costa de la que habla una criminal de los derechos humanos como María Isabel Miranda de Wallace y los que la secundaron; no puede haber una unión para favorecer a otro criminal de derechos humanos que se llama Enrique Peña Nieto”, dijo refiriéndose a la marcha celebrada el sábado 12 de febrero en la Ciudad de México, en la que Wallace tuvo que retirarse por el rechazo de varios ciudadanos que le impidieron el paso.

“Creo que nosotros tenemos que unirnos y cerrar esta unión, saber contra qué nos vamos a unir, el enemigo está en casa, durmiendo en casa, y es el que nos está robando todos los días, desde los gasolinazos hasta despensa básica, y así recuperar la dignidad y señalar lo demás. Estamos viviendo en México una dura realidad y no podemos cerrar los ojos afirmando que el enemigo está fuera; el enemigo de afuera puede aplastarnos, porque desde adentro dejamos que nos aplasten”, concluyó.

Los periodistas Miguel Alonso Rivera y Guadalupe Lizárraga en Culiacán, Sinaloa.

*E-mail: correo@miguelalonsorivera.com

https://twitter.com/Miguel_A_Rivera

https://www.facebook.com/miguelalonsoriverab

, , , , , , , ,

No comments yet.

Leave a Reply