Connect with us

La red en lucha

“Coyotes” de Europa y EEUU piratean “Tenangos” indígenas

La confección de tenangos por indígenas de Hidalgo México, un negocio lucrativo para revendedores al extranjero pero sus creadores permanecen en la miseria

Published

on

tenangos4

Puesto de tenangos hidalguenses y otras artesías indígenas que son revendidas en EEUU y Europa sin ganancia para sus creadores. Foto: Alejandro Gálvez

Por Alejandro Gálvez

TENANGO DE DORIA, Hidalgo.- Explotados, mal pagados, olvidados y casi al borde del exterminio, así pasan sus días cientos de artesanos indígenas de la sierra hidalguense, dedicados a la confección de los tradicionales tenangos, esas telas preciosas distinguidas por sus coloridas figuras, bordadas a mano y cuyo valor económico ha sido una fuente de jugosas ganancias para los “coyotes”, no así para sus creadores, quienes si bien les va, apenas tienen para comer “frijoles, quelites y chile”.

Un tenango de gran tamaño (por ejemplo un mantel), puede llegar a revenderse hasta en 8 mil pesos (USD 630 dlls); aunque los artesanos en su mayoría indígenas, solo reciben cerca de mil 200 pesos (USD 94 dlls).

Por su belleza y alto costo, la fama de los tenangos ha trascendido fronteras, de ahí que los llamados “coyotes” no solo provienen de México, también llegan de Estados Unidos, Francia y Alemania, debido a que han visto en la reventa de éstas prendas un redituable negocio que en contraparte poco a poco ha ido acorralando a los artesanos de Tenango de Doria, uno de los municipios más pobres y marginados del estado de Hidalgo.

Algunos incluso han pensado seriamente en dejar el bordado, «pues el trabajo es pesado y la recompensa muy poca, basta decir que algunos llegan a vivir solo con 30 pesos al día».

Situación muy diferente enfrentan los revendedores, quienes ofertan estas prendas casi 10 veces más el precio que pagan a sus creadores. Incluso, algunos diseñadores de moda han “plagiado” el estampado de los tenangos para convertirlos en prendas de vestir, atribuyéndose la idea.

Por ejemplo, el diseñador estadounidense Mara Hoffman, cuyo negocio se ubica en Manhattan, ofrece vestidos y hasta bikinis con dibujos de tenangos, los cuales oferta a través de internet.

diseños_de_hoffman

En 2009 durante un desfile de primavera-verano celebrado en Nueva York, Hoffman lanzó su línea de natación, donde se incluía una colección de bikinis, entre estos, algunos estampados con figuras de los famosos tenangos. Dicha colección fue exhibida durante la semana de moda de Mercedes-Benz realizada en Miami.

“Coloridos diseños de Hoffman han recibido reconocimiento entre celebridades como Blake Lively, Ashley Tisdale, Helena Christensen, Rihanna, Katy Perry, Jennifer López, Drew Barrymore, Ginnifer Goodwin, Kerry Washington, Whitney Port, Lauren Conrad, Paula Patton, LeAnn Rimes, Kim, Kourtney”, explica en su red social Facebook el propio Hoffman.

En la ciudad de Pachuca la Secretaría de Desarrollo Social del gobierno estatal, opera la tienda Hidarte, donde se venden tenangos a precios muy por arriba de lo que se les paga a los indígenas, quienes a su vez, acusan la falta de apoyo por parte de éste comercio que exige una serie de requisitos “imposibles” para quienes quieran ser proveedores.

En Hidarte se exhiben artesanías tradicionales de Hidalgo, elaboradas en diversos materiales, y cuenta con un exclusivo restaurante. Sin embargo, además de diseñadores y «coyotes», las coloridas telas algún día llamaron la atención del hombre más rico del mundo, Carlos Slim, quien intentó contratar la mano de obra de los indígenas de la sierra hidalguense, para que bordaran pequeñas manteletas para dar vida a las mesas de su cadena de restaurantes Sanborn’s.

Pero el negocio se cayó, porque el trabajo implicaba una gran producción de manteletas, y los artesanos no contaban con los recursos materiales ni humanos para llevar a cabo tan titánica labor. Tampoco hubo reacción por parte de las autoridades, para apoyarlos y concretar lo que pudo haber sido el gran negocio de su vida.

En la miseria, creadores de tenangos

Es en la comunidad de San Nicolas, ubicada a 7.5 kilómetros de la cabecera municipal, donde se bordaron las primeras telas coloridas, “muchos dicen que los primeros tenangos se bordaron en el municipio de Tenango de Doria (de ahí su nombre), pero no es cierto, son de aquí, aquí se hicieron los primeros”, dice con peculiar sentido de pertenencia Rebeca López, quien tiene su propio taller de bordados.

Durante la época revolucionaria, San Nicolás (la comunidad más grande de Tenango de Doria), fue cuartel de guerra; Carlos y Santos Patricio, primeros presidentes municipales, se desempeñaban entonces como jefes de armas.

La religión ha sido uno de los principios básicos bajo los cuales, los habitantes de San Nicolás se rigen; existen varios templos de adoración y los fieles siguen al pie de la letra las normas; por ejemplo, aquí la gente no bebe, “es raro ver un borracho por acá”, dicen los lugareños, quienes recuerdan que antes de la fundación del municipio, aquí “llegó un señor de Estados Unidos a evangelizar, desde entonces la religión se quedó muy arraigada entre la población”.

Durante un recorrido por San Nicolás, algunos artesanos abren las puertas de sus humildes viviendas habilitadas como talleres de confección; la mayoría, en teoría, no debería tener carencias, ni privaciones de lo más básico, pues se ha creado erróneamente la idea de que estos viven holgadamente, dado el alto precio que tienen sus artesanías que lo mismo pueden dar vida a los muebles de una oficina gubernamental, que a la sala de algún coleccionista de estas “carísimas” telas.

Pero la idea es abismalmente opuesta:

Gente enferma, discapacitada y explotada, que no pierde las ganas de seguir bordando sus preciosas telas, aunque saben que la recompensa económica por semanas, incluso meses de trabajo no será la que esperan; si tienen suerte obtendrán de 30 a 45 pesos (USD 2.50 a 3.50) por una pequeña manteleta que los coyotes revenderán hasta en 300 pesos (USD23.50); o un mantel que en la reventa se cotiza hasta en 4 y 6 mil pesos (USD 315.00 a 472.00), pero ellos solo reciben entre 800 y mil 200 (USD 63.00 a 95.00)si es que corren con suerte.

Tenangos

Desde niña tejedora de Tenangos. Foto: Alejandro Gálvez

Juanita es una mujer de 80 años de edad, lleva 74 bordando, pues desde que tenía 6 aprendió el oficio de su madre; ella, como el resto de artesanas de la región, bordan para subsistir, no para vivir.

Se encuentra en el abandono total, pues sus hijos emigraron a Estados Unidos y no ha sabido de ellos en años. No le mandan dinero, cartas, nada. Muestra un mantel de cuatro metros de largo, el cual, lleva bordando desde hace seis meses. Espera obtener por éste trabajo al menos 800 pesos (USD 63.00), que en números fríos equivalen a una jornada laboral pagada a 133 pesos al mes (USD 10.45).

Un caso aún más angustiante es el de Justina Valerio de 60 años de edad; como el resto de las entrevistadas, casi no habla español, por ello, las mujeres indígenas que acompañan en el recorrido hacen la labor de traductoras.

Al percatarse de la presencia de los visitantes, Justina sale de una pequeña choza de madera, de donde emana humo de un fogón; postal viva de la pobreza y marginación; apenas puede andar, al parecer tiene una grave herida en el pie, producto de la diabetes que la aqueja desde hace años.

Apoyándose de lo que encuentra a su paso, camina un poco hasta un tronco de madera que utiliza como silla para reposar un poco, se quita uno de sus zapatos y la aparatosa herida sale a relucir en el pie; el dedo regordete, de una tonalidad blanca, casi amarillenta, parece que está a punto de reventar.

“Tiene diabetes, y esas heridas no le cicatrizan tan rápido, por eso tiene así el pie”, argumenta una mujer.

Justina, además de la diabetes que le está generando estragos en su salud, también debe sortear las dificultades que le provoca su discapacidad en el brazo izquierdo; hace tiempo le dio una embolia, desde entonces solo borda con una sola mano.

“Estoy triste porque así no puedo trabajar bien, mi cuerpo no trabaja”, sostiene, mientras hace un esfuerzo sobrehumano por bordar sobre el arillo que coloca con impaciencia sobre sus piernas.

tenangos 1

Tejedoras de tenangos muestran sus creaciones exclusivas. Foto: Alejandro Gálvez

Lejos de ahí, Georgina de 46 años mantiene clavada la mirada en sus costuras que borda a la entrada de su casa; el esplendoroso paisaje, de verdes campos, grandes riscos, enormes árboles y un cielo azulado coronado con abultadas nubes, contrasta con la pobreza de su hogar, y con la tragedia que no la deja en paz.

De entrada, ante la falta de clientes y con cierta impaciencia ofrece sus tenagos a los reporteros:

“¿Ustedes no me compran?”, pregunta con mirada desconfiada.

“No es justo que hagamos bordados y los vendemos tan baratos, lo hacemos por la necesidad, pero es un abuso lo que hacen algunas personas”, interviene Elisa de 22 años, hija de Georgina.

La mujer se sienta sin ganas sobre una silla, su mirada se pierde en los colores de su bordado, habla sin querer pero no deja de bordar, responde sin ganas a las preguntas, luego cuenta la tragedia que carga en hombros como el mayor de los suplicios.

Sus hijos se encuentran en Estados Unidos; uno de ellos, recluido en una cárcel de Texas, acusado de asesinato imprudencial, pues en un accidente vial su hijo perdió la vida; no tuvo argumentos ante los jueces, quienes le impusieron una condena de 20 años.

Los ojos de Georgina se rozan, parece estar al borde del llanto, pero aguanta, respira un poco y suelta:

“Mi deseo es volver a ver algún día a mi hijo, no sé cuándo, pero ojalá lo vuelva a ver”.

-¿Con cuánto vive al día?.

“Pues con 30 pesos”.

-¿Qué come tu familia?

“Pues frijoles, quelites y chile”.

Don Apolonio otro caso no menos grave; él se encarga de dibujar las figuras de personas y animales que posteriormente son bordadas con especial cuidado con hilos de diferentes colores. Sin embargo, también es mal pagada su labor que la tiene perfectamente ensayada.

-¿Cuánto cobra por dibujar?

“Pues como 35 pesos”, responde, sin quitar la vista de la manta donde a plumón realiza trazos perfectos de personas.

-¿Eso vale su trabajo?

“Pus no; pero la gente ya no quiere pagar, porque se les hace muy caro”, dice esbozando una sonrisa.

Rebeca López, bordadora de tenangos denuncia que además de lo mal pagada que está su labor, los artesanos también enfrentan la discriminación por parte de algunos compradores, ya que muchas veces «dan prioridad a los estadunidenses quienes vienen a comprar nuestros productos y los revenden».

“Nuestro trabajo está vías de desaparecer, porque nadie quiere pagar al precio”, añade Rebeca, quien reconoce que los coyotes han sido el principal problema al que se han enfrentado los artesanos de Tenango de Doria.

“Nos da coraje”, se queja.

-¿Qué le ocasiona ese coraje?

“Hay una señora de Estados de Unidos que viene a comprar acá (tenangos) se los lleva y los vende allá, los franceses también vienen a comprar, y por esa razón está muy marcada la discriminación”.

-¿Cómo se les discrimina?

“Como nos ven pobres y mal vestidos muchas veces en las propias dependencias nos discriminan cuando hemos pedido apoyo para que nos compren nuestros productos, pero eso sí, llegan coyotes americanos, gueritos y de ojos verdes y a ellos sí hasta les abren la puerta”.

La crisis que enfrentan los artesanos, también ha llegado a afectar incluso su vida personal.

“Tenemos conflictos con nuestras parejas, mi esposo me regaña, porque dice que estamos muy mal pagados, y pues la verdad creo que estamos en vías de desaparecer”.

*  *  *

Twitter: @editorademedios

Comentarios: editorademedios@gmail.com

*El autor es reportero hidalguense, colaborador de diferentes medios de comunicación tanto locales, como internacionales. Actualmente dirige el grupo periodístico Editora de Medios de Comunicación (Emecom).

 

Continue Reading
2 Comments

2 Comments

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con voz propia

Los 330 mil casos de abuso sexual de menores por miembros de la Iglesia católica en Francia

Published

on

 

Por Alberto Farfán

Noticia atroz fue dada a conocer este cinco de octubre del año en curso por diversos medios de comunicación nacionales e internacionales relativa al abuso sexual que padecieron miles de menores de edad por parte de miembros de la Iglesia católica en Francia por alrededor de 70 años.

Cabe señalar que esta información tuvo su origen en el escándalo que giró en torno al sacerdote Bernard Preynat ─afortunadamente ya depuesto de su cargo─, que colapsó a la institución católica francesa. Y debido a ello, el año pasado Preynat fue imputado por abusar sexualmente de niños y niñas, alcanzando una absurda y patética sentencia de cinco años de cárcel, no obstante que este sujeto deleznable asumió haber violado a más de 75 niños durante décadas.

A raíz de este hecho, se conformó un grupo de trabajo para el esclarecimiento de estos crímenes, dando lugar a la constitución de la Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia (Ciase, por sus siglas en francés), cuyo cargo como jefe de la investigación recayó en un alto funcionario público, Jean-Marc Sauvé, quien junto con su equipo se dedicó por más de dos años y medio a revisar registros judiciales, policiales, eclesiásticos y testimonios tanto de víctimas como de testigos, tomando como marco de referencia los años de 1950 a 2020.

El informe de Suavé contiene más de 2,500 páginas, en las cuales se abunda en detalle sobre diversas aristas, haciendo énfasis en que la gran mayoría de las víctimas eran niños preadolescentes de un rango amplio en términos de género, edad, condición económica, social y cultural. Observando que fueron cerca de 216,000 menores quienes padecieron las abominaciones directamente del clero francés, que sumando a los legos ofensores que colaboraban en instituciones religiosas, catequesis o centros educativos católicos, la suma alcanza niveles de 330,000 afectados.

Asimismo, el presidente de la comisión destacó que la cifra dada a conocer incluye las aberraciones cometidas por unos 3 mil sacerdotes, pero sin omitir ─lo reiteramos─ a aquellas otras personas relacionadas con la Iglesia en su calidad de laicos que también violaron a los menores. Ilícitos sobre los cuales las autoridades católicas tenían pleno conocimiento y que, no obstante, encubrieron durante años sistemáticamente como política institucional.

Suavé también resaltó que aproximadamente el 80% de las víctimas eran adolescentes hombres. Y a su vez, que en términos generales el 60% de los hombres y mujeres que fueron hostilizados sexualmente desde aquel momento en que fueron objetos de la agresión han presentado problemas trascendentales en su vida personal e íntima, tanto con sus vínculos sociales, sentimentales y sexuales, máxime en este último.

Lamentablemente, Jean-Marc Sauvé considera que la gran mayoría de los casos investigados y analizados por la comisión jamás llegarán a cristalizar favorablemente para las víctimas. Debido a que bajo la ley francesa dichos ilícitos por su antigüedad se tomarán como prescritos y por ello no podrán ser procesados los responsables de tan ominosos actos, aunque algunos de estos aún vivan y paseen por donde quieran con total libertad.

Continue Reading

Europa

La voz del Escuadrón 421 del EZLN se escucha en Suiza

Published

on

By

El Escuadrón 421 del EZLN habló en Suiza del tejido de arcoíris de 68 colores de lo que hoy es México: los pueblos indígenas. Las consignas venían en español, italiano, francés o alemán, el sonido era distinto pero el mensaje es el mismo: «Solidaridad con el pueblo” o “revolución antifascista”

Por Kau Sirenio

BASILEA, SUIZA.- El silencio en Basilea se rompió con los gritos de manifestantes en distintas lenguas: “El pueblo unido jamás será vencido”. Luego se abrieron paso hacia las principales calles de la ciudad, pero una valla de la policía impidió que la marcha avanzara hacia el tramo que los organizadores trazaron. A los lados, al frente y en la retaguardia se pintó con los colores del arcoíris como símbolo de bienvenida a la delegación zapatista que llegó a Europa el 22 de junio.

Desde la ciudad, rincón de Francia, Alemania y Suiza, se escuchó el grito de “México” y “Zapata vive”, por parte de los colectivos que  acompañaron a los zapatistas en la marcha de bienvenida en Basilea, que llegó al noroeste de Suiza el sábado pasado.

Antes de la gran caminata una de las integrantes de la comisión de recepción dijo: “La historia de este país es la de saqueo de recurso natural y de personas, la historia del robo de semilla de cacao del continente africano…”

Cuando la voz de la mujer se apagó, la aglomeración avanzó al centro de Basilea, pero a unos 200 metros, una valla de policía les cerró el paso. Los manifestantes se detuvieron unos minutos frente a los gendarmes para gritarles consignas, después dieron vuelta y tomaron otra calle.

Después de caminar entre la mirada sorpresiva de los suizos, la presión policial. La manifestación que acompañó a los zapatistas del Escuadrón 421 cruzó el río Rin hasta llegar al campamento para continuar con las actividades como pláticas, música y pintura.

Así se vive el encuentro “Por la vida” a la orilla del Rin donde llegaron mujeres y hombres de Europa del Oeste. Es la región donde el capitalismo salvaje se desarrolló, también es el lugar donde los migrantes de los países pobres pueden trabajar por sus estatus migratorios.

Cuando la voz de la Montaña del Sureste mexicano se escuchó, el silencio invadió la carpa “Rebeldía” hasta convertirse en una selva donde lo único que se oye es la voz de las aves rebeldes. Así que, Lupita, Carolina, Ximena, Yuli, Bernal, Darío y Marijose del Escuadrón 421 hablaron del tejido de arcoíris de 68 colores de lo que hoy es México: los pueblos indígenas.

Los zapatistas narraron que llegaron a Europa para contarles a los de aquí cómo sobrevivieron 500 años en las montañas, para que el colonialismo no los devorara. Hablaron mucho, los escuchas estuvieron atentos, mientras que a la intérprete se le dobló la voz. No era la misma que había gritado una y otra vez en el corazón de Basilea.

No hubo presentación para saber si fue Bernal o Darío quien empezó la plática, pero uno de ellos inició con la conversación. “Venimos a platicar con ustedes para conocer su formas  de organización y contarles cómo es nuestra forma de hacerlo y por qué estamos aquí” soltó.

Así empezó la plática que duró más de una hora. Las delegadas y delegados zapatistas hablaron de los modos de producción y explotación en las fincas de México, prácticas que continúan en los campos agrícolas donde llegan los jornaleros indígenas.

El hombre habló con seguridad, narró paso a paso la historia de sus antepasados: “Nuestros padres y madres, abuelos y abuelas, tatarabuelos y tatarabuelas vivían en las fincas, haciendas de unos terratenientes que los explotaban. Los finqueros o hacendados tenían mayordomo, capataces que golpeaban a los trabajadores que no rendían en el trabajo”.

Mientras los escuchas prestaban atención a la plática, en el patio de las carpas, los comensales hicieron una formación serpenteada para recibir su comida a cambio de unos euros o francos suizos que depositaban en una alcancía.

Un grito en la ciudad

En el parque De Wette de Basilea, se abrieron las banderas de todos los colores y retumbaron las consignas: “Zapata vive la lucha sigue, Zapata vive la lucha sigue, Zapata vive la lucha sigue sigue sigue”. Mientras que en uno de los altavoces se escuchó el himno zapatista.

El recorrido avanzó entre las principales calles de la ciudad fronteriza, donde los activistas pintaron sus huellas de la protesta. “Ni una menos”, estamparon unas mujeres con aerosol, “Viva EZLN” sellaban otros más sobre las paredes donde pasaba el contingente.

Las consignas venían en español, italiano, francés o alemán, el sonido era distinto pero el mensaje es la misma demanda del pueblo “Solidaridad con el pueblo” o “revolución antifascista”.

La marcha se convirtió en una fiesta de muchos pueblos y lenguas maternas de cada rincón del planeta para alzar la voz en contra del oprobio que la humanidad ha repetido una y otra vez en su historia.

Así las cosas, mientras la policía se pierde entre el bullicio de Basilea, el canto de la resistencia avanza hacia Dreirosenbrucke (puente de las tres rosas) donde las consignas volvieron a florecer antes de que el frío y la lluvia congelara a los zapatistas.

Continue Reading

La red en lucha

Gobierno de México exige de nuevo visa a ecuatorianos para evitar «oleada migratoria»

Published

on

By

Sara España/Micaela Valera
El País

Solo uno de cada tres ecuatorianos que vuela hasta México aduciendo que viaja por turismo vuelve a su casa. Esa estadística equivale en cifras absolutas a 54.000 personas que salieron de Ecuador en ocho meses y se quedaron o intentaron quedarse como migrante ilegal en otro lugar. En Estados Unidos, principalmente. Ante la nueva oleada detectada por México desde que eliminara la exigencia de visado a los ecuatorianos, el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha dado marcha atrás y reinstaurado el requisito migratorio.

A partir del 4 de septiembre y hasta marzo de 2022, de momento, quienes elijan a México como destino deberán pedir autorización previa a las autoridades migratorias. La Cancillería ecuatoriana reaccionó al anuncio de México con un comunicado de cuatro párrafos en donde toma “conocimiento” de la decisión que achaca “al alto número de connacionales que son víctimas de mafias que utilizan este mecanismo con la intención de trasladarlos irregularmente hacia Estados Unidos”.

La decisión precedió en días a la llegada del presidente de la nación andina, Guillermo Lasso, para unirse a la conmemoración de los 200 años de la Independencia de México por la Firma de los Tratados de Córdoba. Pese al revuelo que levantó el anunció de México, la agenda de Lasso a partir de este martes estará centrada en consolidar el acercamiento de Ecuador a la Alianza del Pacífico. Ninguno de los dos países ha confirmado si el asunto de las visas estará en la conversación entre Lasso y López Obrador.

Lasso, quien aterrizó el lunes en Ciudad de México y se quedará hasta el próximo jueves, ha destacado que las conversaciones con López Obrador se centrarán en apertura económica y comercial, cooperación, y planes de vacunación. El canciller Marcelo Ebrard ha recibido al mandatario en su primera visita oficial a México como jefe de Estado y ha dado una afectuosa bienvenida pública tanto al presidente como a su esposa. La Secretaría de Exteriores mexicana ha detallado que después de la cita entre ambos presidentes para conversar “sobre diversos temas de la agenda bilateral y regional”, Lasso volverá a la capital mexicana para proseguir con asuntos de su agenda de trabajo privada.

Fuente original: El País

Continue Reading

Trending

A %d blogueros les gusta esto: