Comandante Nestora, inocente, recluida en penal de máxima seguridad

Comandante Nestora el día de la protesta por privatización de Pemex Foto: Sergio Ferrer
Comandante Nestora el día de la protesta por privatización de Pemex Foto: Sergio Ferrer

Por Guadalupe Lizárraga y Sergio Ferrer

LOS ÁNGELES, CA.- Nestora Salgado García fue recluida en el penal de máxima seguridad El Rincón, de Tepic, Nayarit, acusada por los delitos de secuestro y tortura. Coordinadora regional de la Policía Comunitaria de Olinalá e identificada por su comunidad como “Comandante Nestora”, organizó a la gente para integrar la Policía comunitaria y terminar con la impunidad de criminales solapados por la alcaldía a cargo del priísta Eusebio González Rodríguez.

Salgado tiene doble nacionalidad. Mexicana de nacimiento, obtuvo su ciudadanía estadounidense hace más de cinco años. Es casada y tiene tres hijas mayores de edad, que viven en el Estado de Washington. Con una vida cómoda, pero de trabajo incansable en los Estados Unidos formó su vida cívica, que se acentuó por el amor a su país natal.

Su esposo, José Luis Ávila, entrevistado por Los Ángeles Press, narró cómo es que Nestora Salgado llegó a ser la “Comandante Nestora”. Desde hace cuatro años, ella decidió ir a su pueblo de origen, Olinalá, para visitar al resto de su familia. La angustiaban los clamores de justicia que alcanzaba a conocer por internet y por lo que le contaban sus propios familiares. Antes, Olinalá era un pueblo tranquilo, dedicado al tallado de madera, “pero las cosas han cambiado”, señaló Ávila.

Cuando Nestora llegó a Olinalá, pudo darse cuenta de lo que significaba la palabra “injusticia”, apunta su esposo. Mujeres jóvenes obligadas a vender droga y a prostituirse, ladrones de ganado que quedaban impunes, abusos de poder y corrupción de las autoridades, narcomenudeo y traficantes de estupefacientes a mayor escala que “levantaban” a las adolescentes para llevárselas como esclavas sexuales, mientras que a sus novios los reclutaban obligados a entrenarse como sicarios. Aquel pueblo pobre y pintoresco, se había tranformado en una boca de lobo llena de terror y desesperanza.

Las historias de dolor y tragedia fueron llegando a su vida en busca de ayuda. Unas tras otras, historias de pasado inmediato y del presente de cada año. Empezó a organizar a la comunidad. El primer paso era dejar de lado el miedo. Juntos tendrían el poder para terminar con la impunidad. Fue hablando con la gente, en el barrio, en la plaza, en el mercado, convenciéndolos de que el poder radicaba en la ciudadanía y no en la fuerza de las autoridades. Cuatro años, expandiendo la conciencia cívica. El segundo paso fue formar una asociación civil para determinar facultades y obligaciones colectivas en apoyo de la comunidad. El tercer paso fue atender las emergencias de seguridad pública y terminar con los delitos impunes.

Así surgió la Policía Comunitaria, a la cual dio cobijo la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de Guerrero.

Constitución legal de la Policía Comunitaria de Olinalá

El 30 de enero de 2013 se integró legalmente la Asociación civil Consejo Olinalteco 27 de octubre de 2012. Su consejo directivo sería el pilar de la Policía comunitaria, integrado por Nestora Salgado como presidenta, Miguel Zapoteco como secretario y Carlos Patrón como tesorero. Los apoyaban tres vocalías y una vocera.

Entre las principales tareas de la asociación se impusieron apoyar la alimentación de las familias más necesitadas, promover la equidad de género y erradicar la violencia doméstica, promover y vigilar los derechos humanos. Pero también involucrar a la comunidad en los asuntos de interés público, como es el desarrollo de la comunidad y su seguridad pública. Todos los acuerdos del Consejo fueron decididos por votación de la comunidad.

El marco normativo que faculta a la Policía comunitaria como autoridad autónoma es la Ley 701, el artículo 2o. Constitucional y el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, de acuerdo a la Declaración de las Naciones Unidas de los pueblos Indígenas.

Mensaje sobre la entrega de camionetas y recursos a la Policía Comunitaria por parte del gobernador.
Mensaje sobre la entrega de camionetas y recursos a la Policía Comunitaria por parte del gobernador.

Reconocimiento del Gobierno a Policía comunitaria

La Policía comunitaria de Olinalá no sólo recibió la bienvenida del gobernador Ángel Aguirre cuando se creó. También reconoció el derecho de Olinalá a organizarse colectivamente para contribuir “en su propio desarrollo y protección”. Su forma de reconocer esta nueva entidad pública fue otorgándoles dos camionetas pick up marca Dodge RAM modelo 2013 y 300 mil pesos ($ 25,000 USD).

También recibieron donativos de otras organizaciones y voluntarios para montar la oficina y comprar uniformes a los 250 miembros de la Policía comunitaria, incluyendo a 15 mujeres.

En la medida en que fueron trabajando en las actividades propias de la comunidad, hubo comunicación oficial entre el presidente municipal de Olinalá y el secretario de Gobernación, ambos funcionarios reconociendo la legitimidad y legalidad de la Policía.

Oficio del MP solicitando informes judiciales a la Policía Comunitaria.
Oficio del MP solicitando informes judiciales a la Policía Comunitaria.

Ministerio Público coordinaba acciones de seguridad con Nestora Salgado

La Agencia del Ministerio Público de Olinalá llegó a solicitar el informe de los detenidos Benito Rosendo Sánchez, Juan Antonio Franco Mancilla, Eugenio Sánchez Gonzalez, Cobyeli Franco Reyes y Ricardo Villa Vicencio Guerrero por encontrarles la carne despedazada y presentar documentos falsos de propiedad de reses, en uno de los retenes de seguridad montados por la Policía comunitaria.

Se trataba de cinco reos, identificados así por el MP, detenidos el 16 de junio de 2013. Tres días después el Ministerio Público se dirigió a Nestora Salgado en su calidad de coordinadora regional y responsable de la seguridad pública autonómica pidiendo información sobre los reos y sus delitos.

Eusebio González Rodríguez, alcalde del PRI en Olinalá acusado de vínculos con el narcotráfico
Eusebio González Rodríguez, alcalde del PRI en Olinalá acusado de vínculos con el narcotráfico

La acusación del secuestro

La Comandante Nestora, reconocida y respetada en la comunidad por su valor y honestidad, ahora es acusada de secuestro y tortura al síndico Armando Patrón Jiménez. Las acusaciones provienen del alcalde de Olinalá, Eusebio González, y del propio síndico.

El alcalde, miembro del PRI, fue denunciado por vínculos de narcotráfico y corrupción en un comunicado público de la Policía comunitaria. El síndico, también del PRI, fue detenido por robarse una res, siendo evidencia de dos asesinatos de jóvenes que también habían robado ganado a la comunidad.

El síndico estuvo preso en la Casa de Justicia El Paraíso, y Nestora Salgado solicitó a la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias el apoyo para su re-educación. Un sistema que consiste en trabajar para la comunidad, pero retenido en la Casa de Justicia.

Las influencias del síndico y del alcalde empezaron a moverse, y el alcalde incitó a grupos de personas de otras comunidades enfrentar a la Policía comunitaria para liberar al síndico. El conflicto llegó hasta la Marina y el ejército, que sin orden judicial, se llevaron a Nestora Salgado.

Según reporte del periodista Sergio Ferrer, el síndico Patrón Jiménez advirtió: “voy con todo” contra la coordinadora de la CRAC en Olinalá, Nestora Salgado García. Y aseguró que no permitirá que la Comandante Nestora, acusada de haberlo secuestrado, salga de la cárcel.

Pese a la documentación oficial de la Policía comunitaria sobre el delito cometido por el sídico, el vocero del gobierno del Estado dio a concoer que la había detenido por secuestro y tortura. Secuestro del síndico y tortura por el maltrato que le habían dado. Incluso, el funcionario mintió y dijo a radio Universidad que la Comandante nestora había pedido dinero por su liberación.

El Penal de máxima seguridad en Nayarit

La comandante Nestora, pese a seguir un marco normativo para organizar la Policía comunitaria y ser reconocida oficialmente, la Marina y miembros del ejército la detuvieron arbitrariamente.

El esposo de Nestora, habló a la Embajada de los Estados Unidos en México, DF, y la embajada investigó el paradero.

Sin juicio y sin comunicación con sus familiares, Nestora está recluida en el penal de El Rincón, de Tepic Nayarit, desde ayer jueves. Un penal de alta peligrosidad en el que han estado grandes capos como la Reina del Pacífico o El Chapo Guzmán.

La familia de Nestora fue informada por la embajada, la cual a su vez investigó el paradero con la Policía federal.

 

Guadalupe Lizárraga
Periodista independiente. Fundadora de Los Ángeles Press, servicio digital de noticias sobre derechos humanos, género, política y democracia. Autora de Desaparecidas de la morgue (Editorial Casa Fuerte, 2017).

3 thoughts on “Comandante Nestora, inocente, recluida en penal de máxima seguridad

    1. ¿Cómo podemos ayudar? Difundiendo la información con la verdad y no la que los medios publican criminalizando a la Policía comunitaria. Si todos ayudamos a difundir la verdad, podemos romper cercos mediáticos y desnudar al gobierno que está atentando contra nuestros pueblos.
      Gracias,
      GL

      1. otra vez la marina y el ejercito trabajando para los narco priistas por si no lo saben de esta manera se vuelven complices …podredumbre en todas las instituciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *